El nuevo mapa local Relevos en el socialismo

Independientes dificultan al PP lograr Cangas y Redondela

Las llaves de las alcaldías de Redondela y de Cangas están en manos, respectivamente, de una agrupación de electores que ha obtenido una concejalía enarbolando la bandera de un cambio drástico en las maneras de hacer la política municipal y, la de Cangas, en la de un exconcejal resentido con el candidato del PP, José Enrique Sotelo, cuya dimisión exige para dar su voto al segundo de la lista popular.

En ambas localidades ganó el PP. En Redondela obtuvo 10 concejales y 6.635 votos; el resto de la corporación lo formarán ocho concejales del PSOE, dos del BNG y el que le corresponde a la agrupación de electores, que consiguió 832 votos y que ya anuncia que, para la alcaldía, se abstendrán o se votarán a sí mismos, lo cual tampoco quiere decir que sea al primero de su lista porque aún no decidieron quién será el concejal que los represente. Este también podría cambiar durante el mandato en un sistema rotatorio.

La iniciativa de la agrupación de electores surgió de la clientela de la Disco Tasca, "gente joven y de todas las ideologías" que no se siente "representada por ninguno de los partidos", afirma su portavoz, Manuel Ángel Pérez. "Ahora sí nos sentimos representados, y no vamos a defraudar a nadie", añade. Les da igual que sea alcalde el candidato del PP o el del PSOE. "Somos asamblearios, los partidos no contaban con la sociedad y ahora no tendrán más remedio que hacerlo porque vamos a controlar toda la gestión del que gobierne", asegura.

Estos planteamientos inclinan inicialmente la balanza de la alcaldía hacia el PP, que ha obtenido 31 votos más que la suma de PSOE y BNG (en caso de que ambas formaciones decidieran votar a un mismo candidato a la alcaldía).

Resentido

En Cangas también ha ganado el PP, con 10 concejalías, que son las que a su vez suman BNG (cuatro), PSOE (tres) y Alternativa Canguesa de Esquerdas (tres), que rompieron su pacto en el anterior mandato con acritud prácticamente irreconciliable. En esa tesitura, se hace determinante el voto de Unión de Parroquias de Cangas (UPAC), encabezada por el exconcejal popular Bernardo Faro, que dice sintonizar con el PP pero no con su candidato, Sotelo, que fue quien lo expulsó del Gobierno local y cuya dimisión exige para votar como alcalde al segundo de la lista. "Lo tengo claro, aunque en estos momentos tengo la cabeza muy caliente y no sé si se me enfriará", dice Faro para dejar un resquicio abierto a Sotelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de mayo de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50