Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales

El PP ofrece en Lugo un pacto al BNG para evitar que Orozco repita en la alcaldía

Los populares también negocian con el Bloque para desplazar al regidor de Cee

El perfil moderado y centrista del que le gusta presumir al candidato del PP a la alcaldía de Lugo, Jaime Castiñeira, salió a relucir ayer en su comparecencia tras la noche electoral, en la que dejó caer que no va a renunciar a explorar la posibilidad de un pacto con los nacionalistas para la formación del Gobierno municipal. Castiñeira se quedó a 400 votos de la mayoría absoluta y logró 12 concejales frente a 11 de la lista socialista y dos del BNG que lidera Antón Bao.

Este es el leitmotiv que mueve a Castiñeira desde que se inició la campaña: que se deje gobernar a la lista más votada, como repitió durante la campaña su jefe de filas en Galicia, Alberto Núñez Feijóo. "Por nuestra parte no estamos cerrados a nada, ni a nadie, porque tenemos claro que los lucenses decidieron que fuéramos nosotros los que gobernemos", sentenció. Con todo Castiñeira es consciente de que los nacionalistas "quizá" sí estén "cerrados" a esta alianza que sería precursora en Galicia, al menos en las siete grandes ciudades. Castiñeira incluso afirmó que en "muchos puntos" del programa los nacionalistas convergen "más" con el PP que con los socialistas. Un ejemplo que le sirvió para ilustrar y sostener esta afirmación es que el PSOE y el BNG mantienen posiciones enfrentadas con respecto a la aprobación definitiva del Plan General de Ordenación Municipal. Aunque, aquí, también los nacionalistas han sido muy críticos con el grupo popular, que avaló con sus votos el documento urbanístico que elaboró el Gobierno en minoría de Orozco.

Guillerme Vázquez rechaza con rotundidad la oferta de Castiñeira

El nacionalista Antón Bao, que admite sus "malos" resultados, no quiso pronunciarse abiertamente sobre la oferta de Castiñeira y se remitió a lo que decida la militancia: "Por ahora no hay nada abierto. Tenemos que hacer nuestro propio análisis sosegadamente para saber dónde estamos y para después poder saber a dónde vamos". Sin embargo, el líder del BNG, Guillerme Vázquez, rechazó rotundamente la posibilidad de aceptar la oferta de Castiñeira. "Con este PP es imposible que el BNG pacte", afirmó Vázquez.

En otro lugar de Galicia, en Cee (A Coruña) los populares también se plantean un posible pacto con el BNG, en este caso para desplazar a la candidatura más votada, la del actual alcalde, el independiente Ramón Vigo, imputado en la Operación Orquesta por presuntos delitos de corrupción. De momento, el Bloque ha respondido que solo aceptaría el pacto si el PP cede la alcaldía a los nacionalistas.

Mientras, los socialistas de Lugo exhiben sus resultados que, a pesar de la caída de votos, les permitirán mantener con toda probabilidad la Diputación y la alcaldía de la capital. "La provincia de Lugo es la que tiene un mejor comportamiento electoral, comparativamente, con las últimas elecciones municipales en el conjunto de España", se jactó el secretario provincial de los socialistas, Ricardo Varela.

El PSdeG lucense no quiere apresurarse a entablar las negociaciones con el BNG sobre los fututos pactos. "De momento, nadie ha hablado con nadie, más allá de los saludos protocolarios. Eso se verá en los próximos días. Hay tiempo suficiente y a partir de ahí se tomará la decisión más oportuna", explicó Varela. "Ya habrá tiempo para estudiar las variadas fórmulas de gobierno que no tienen que ser necesariamente pactos de gobierno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de mayo de 2011