Elecciones municipales y autonómicas | La inmigración en las urnas

El candidato de la mano dura

Xavier García Albiol llegó al Ayuntamiento de Badalona como candidato a la alcaldía en 1991. Como él mismo señaló en la noche del domingo, por aquel entonces no podía ni imaginar que llegaría el día en el que el Partido Popular estuviera en disposición de asumir la alcaldía de la tercera ciudad catalana más poblada. Hace un par de legislaturas, sin embargo, y tras comprobar que el discurso antinacionalista catalán no le daría rédito electoral, forjó una estrategia de campaña: subrayar las carencias de los barrios más desfavorecidos y vincular inmigración e inseguridad ciudadana.

Desde los comicios de 2003 ha pasado de obtener cinco representantes en el Consistorio a conseguir 11, y alzarse como la fuerza más votada. En sus polémicas campañas, ha recurrido a panfletos ilustrados con fotografías de inmigrantes en los que se planteaba: "¿Tu barrio es seguro?"; ha asegurado que daría prioridad a los ciudadanos autóctonos en la concesión de ayudas sociales y en las últimas semanas ha declarado que haría la vida imposible a los extranjeros que cometieran delitos. "Sé que eso no es solucionar el problema, sino trasladarlo, pero a mí lo que me importa es Badalona. Que el resto de Administraciones hagan sus deberes", ha llegado a declarar.

Ese discurso le ha dado repercusión mediática y ha conectado con un electorado que consideraba que el gobierno municipal (PSC, CiU y ERC) ignoraba el deterioro de los barrios del sur de la ciudad y no daba con soluciones eficaces, pero también le ha enfrentado al resto de partidos, de modo que le resultará difícil alcanzar pactos con ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de mayo de 2011.

Lo más visto en...

Top 50