Reportaje:

El placer de la conversación

El periodista Pere Miquel Campos recopila en un libro entrevistas a personas clave de Alicante durante la década de los ochenta

Fueron tiempos "divertidos y dolorosos, especuladores, de fachadas coloristas, de vida de apariencia y de vitalidades creativas". Son las paradojas de la década de los años ochenta en Alicante que ahora rescata el periodista Pere Miquel Campos (Picassent, 1950) en el libro que acaba de publicar Así eran. Alicantinos en los 80, editado por el Instituto de Cultura Juan-Gil Albert. Se trata de un compendio de 17 entrevistas realizadas a personas famosas "preocupadas por Alicante, que mostraron una gran capacidad ética en la vida pública y que trabajaron mucho, desde sus diferentes ámbitos, por estas comarcas", recuerda ahora el autor.

Entre los entrevistados figura en primer lugar la periodista Asunción Valdés, persona discreta y con una gran vocación europeísta. Al periodista, que admite su admiración por el género de la entrevista, le llamó la atención "el gran respeto por la Justicia y el escrupuloso sentido de la responsabilidad" del fiscal Ricard Cabedo. Paco Huesca, el histórico agitador cultural y gerente de los cines Astoria, también aporta su particular visión de aquellos años. Al igual que la "voz del exilio", Angelita Rodríguez, que junto a su compañero Julián Antonio Ramírez, informaron a los demócratas durante la dictadura.

El autor subraya el carácter de homenaje de las entrevistas
El paso de los años no evita la vigencia de las opiniones

Según Pere Miquel Campos las entrevistas tienen el denominador común de ser un "homenaje a la memoria, pero no son nostálgicas".

En el libro se asoman también personajes como Luis Romero, Gobernador Civil, el escritor ilicitano Vicente Molina Foix, el arqueólogo Enrique Llobregat, el exalcalde Agatángelo Soler o el sociólogo José María Tortosa. Entre los políticos en la lista se encuentran los socialistas Josep Bevià, el ex ministro Pedro Solbes o los conservadores Luis Gámir y el exalcalde de Mutxamel, Francisco Bernabeu, que fue director de la CAPA (Caja de Ahorros Provincial de Alicante). El padre Espinosa, un atípico sacerdote, el cantautor Adolfo Celdrán y el torero José María Manzanares completan este abanico de alicantinos que "no dieron lecciones, ni se pavonearon de llegar donde llegaron", según recuerda Campos.

Ahora este libro permite "comprender mejor el entorno inmediato en el que vivimos", concluye el periodista que agradece que todos estos personajes "me abrieron las puertas de sus despachos y casas para hablar sin prejuicios, ni reticencias". Y ahora, aunque hayan transcurrido los años sorprende "en algunos casos la vigencia de sus opiniones y la rotundidad de sus protagonistas al expresarlas".

En definitiva, Pere Miquel Campos brinda con este libro que ahora publica un homenaje al placer de conversar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de mayo de 2011.

Lo más visto en...

Top 50