Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS

Entre dos aguas

Narrativa. El título en la última novela del escritor colombiano Plinio Apuleyo Mendoza (1932, Tunja, Bocayá) apunta a la condición de su narrador, Martín Ferreiras, un poeta y periodista latinoamericano que vino a Europa siendo joven y donde ha terminado pasando más tiempo que en su América natal. También se encuentra entre dos aguas la novela que escribe cuando, a raíz de la muerte de su hermano, regresa a Colombia y se reencuentra con su pasado. En un primer momento la historia navega por las aguas de la autobiografía. El Martín que vuelve es un hombre maduro, melancólico y aquejado de nostalgia. Posiblemente sea ese tono vital bajo el que contagia la narración de cierta morosidad, hasta el punto de que él mismo llega a afirmar: "No quiero ahora dejar que de nuevo el periodista, que pese a todo nunca he dejado de ser, se entrometa en estas páginas". Pero pese a conjurarlo, la presencia de ese periodista abatido se detecta en que prefiere narrar los sucesos -la diégesis- a mostrárnoslos -la mímesis-, y también en que soslaya la importancia de seleccionar los materiales biográficos que convienen al relato. La cuestión teórica de fondo sería la de si cabe poner un límite a los materiales en el género de las memorias. Tal vez no. En Entre dos aguas, el límite lo impone la presencia de un relato paralelo casi policiaco, en donde a Martín le toca el papel de detective que investiga el posible suicidio de su hermano. Un hermano coronel sobre el que pesa la acusación, por parte de una ONG, de dar muerte a doscientos campesinos. Esta historia desmonta viejos clichés maniqueos, como el del buen guerrillero y el pérfido militar, sin renunciar a la presencia de un antagonista astuto (el padre Garrido) ni a la de un trágico judas (Jacinto León Jiménez). Parece como si ante tanta muerte y tanta intriga, la vida de un poeta latinoamericano arraigado en Europa no resultase de mucho fuste. Una vez más, en el eterno debate de las armas y las letras ganan las primeras. O al menos eso podría parecer hasta que el narrador se decide a ofrecernos el hermoso relato de su enamoramiento de Irene, la que fue su esposa, y entonces sí, el amor todo lo vence. En este caso además lo equilibra, y las dos historias se sincronizan para alcanzar un final vibrante y poderoso, emocionante y conmovedor.

Entre dos aguas

Plinio Apuleyo Mendoza

Ediciones B. Barcelona, 2011

407 páginas. 18 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de mayo de 2011

Más información

  • Plinio Apuleyo Mendoza