Reportaje:

Peleados, y no por azar

La regulación del juego enfrenta a operadores españoles con grupos 'online' foráneos

¡Hagan juego, señores...! La cotizada española Codere ha llevado a los tribunales a la austriaco-gibraltareña Bwin, los abogados del Real Madrid CF -equipo patrocinado por esta última firma- asumieron el día 12 su defensa ante el Tribunal Mercantil número 2 de Madrid, y Top Rank, líder europeo en bingos y casinos, denuncia que el negocio del "bingo online" lo han dejado en limbo los legisladores... Empresas tradicionales contra compañías online, sociedades mercantiles domésticas y legales contra foráneas y alegales o ilegales, y unas y otras contra el monopolio de algunas modalidades de juego reservado para las loterías del Estado y para la ONCE.

Al socaire de la tramitación en el Congreso de la Ley del Juego, que prosigue en el Senado, ha habido y hay una batalla entre operadores de juegos de azar que se desarrolla de forma simultánea en al menos cuatro escenarios: Parlamento, tribunales, aledaños del Gobierno y del primer partido de la oposición y en algunos medios de comunicación. La tarta del negocio de los juegos de azar en España es muy golosa y hay muchos intereses encontrados.

Bwin ingresó 25 millones del juego 'online' en España en 2009, por los que tributó en Gibraltar
Las españolas Cirsa y Codere, con 1.774 y 1.127 millones de facturación, plantan cara a Bwin y Betfair

"La industria del juego en España está articulada por un gran número de empresas que emplea directa o indirectamente a más de 100.000 trabajadores, aportan más de 5.000 millones de euros a las distintas Administraciones Públicas por la vía de impuestos de juegos y otras modalidades tributarias, y gestionan, en función de cantidades jugadas, en las diferentes modalidades autorizadas en España más de 30.000 millones de euros al año", según José Antonio Martínez Sampedro, presidente de Codere (multinacional española que facturó 1.126,5 millones de euros el año pasado, un 16,4% más que en 2009, con un beneficio neto de 29,3 millones).

Las cifras del juego online en España, dada la situación de alegalidad o ilegalidad en la que aún se mueve, responden a estimaciones más que a datos contrastados. Así, según la Asociación Española de Apostadores por Internet (AEDAPI) el sector del juego online generó el pasado año unos beneficios de 315 millones de euros, lo que supuso un aumento de casi el 20% con respecto a 2009. Las cifras consolidan el progresivo aumento de los beneficios durante los últimos años: 175 millones de euros en 2007; 211 millones en 2008; 264 en 2009; y 315 millones en 2010. No hay que perder de vista, sin embargo, que como reconoce el presidente de AEDAPI y responsable para España de la compañía Betfair (la sociedad matriz cotiza en Londres, tiene tres millones de usuarios, y alcanzó 18 millones de euros de beneficios y 410 de cifra de negocios en el último ejercicio), el británico Sacha Michaud, no existe ninguna casa de apuestas online española, y la mayoría de las que operan aquí tienen sus sedes en otros países de la UE, como Reino Unido, "donde tienen licencia, tributan y contratan trabajadores".

En la newsletter de Loterías y Apuestas del Estado (LAE) "Puntual" de febrero de 2011, en su página 2, se recoge, por otra parte, que "según fuentes no oficiales, en 2012 la facturación del sector del juego online podría alcanzar los 3.000 millones de euros".

Un portavoz de Cirsa, el mayor grupo multinacional español de la industria del juego (1.774 millones de euros de facturación y un beneficio de 260 millones en 2010), quiso dejar "patente" a este diario el miércoles, coincidiendo con el fin de la tramitación en Comisión en el Congreso de la nueva regulación de las actividades de su sector, "su preocupación por la situación actual del sector del juego privado en España, que da trabajo directo a 50.000 personas, que contribuye, solo en concepto de tasas, con 1.700 millones de euros a los presupuestos de las Comunidades Autónomas y que en este primer trimestre de 2011 ha visto mermados sus ingresos en un 24%". "Las principales causas de esta situación radican", según esta fuente, "en una regulación anticuada y rígida, que no admite la adaptación de la oferta ni su publicidad y promoción; en unos regímenes fiscales desproporcionados y en la competencia desleal del juego online, actualmente ajeno a la legislación española".

Un malestar compartido por el resto de operadores españoles de juegos de azar como Egasa (192,73 millones de cifra de negocio consolidada en 2009 y un Ebitda de 192,73 millones) y Orenes. No en vano ninguno de ellos puede publicitar y promocionar sus actividades en medios de comunicación o mediante patrocinio de actividades deportivas en España, algo reservado hasta ahora por la ley a las loterías del Estado y a la ONCE, mientras que sus competidores extranjeros que no están radicados en España y que operan en apuestas online desde Gibraltar, Malta y otros paraísos fiscales, sí lo están haciendo en prensa y en las camisetas de equipos de fútbol de la primera división española y les están arrebatando cuotas de mercado. El primer operador en recurrir a esta triquiñuela del patrocinio futbolístico fue Bwin, antes conocida como BetandWin, que es desde entonces el principal patrocinador del Real Madrid. En la actualidad, casas de apuestas como,

Unibet (Valencia CF), Interapuestas (RCD Espanyol), 12bet (Sevilla FC) y Betfair (FC Barcelona) han aterrizado en suelo español. En el caso de Betfair, su nombre no aparece en la equipación del Barcelona, pero gestiona todas las apuestas que tenga que ver con el club y tiene el título de patrocinador oficial. Caso aparte es el de William Hill

que patrocinaba al Málaga CF y cuyo contrato ha quedado roto al entrar en colisión la actividad de las apuestas con la religión del dueño del equipo que es catarí.

Martínez Sampedro dice que es injusto y muy desafortunado el hacer "tabla rasa" con todos aquellos operadores ilegales de juego online que han venido desarrollando sus actividades en España en los últimos años, adquiriendo cuota de mercado y construyendo marca, sin que dicha actividad estuviera autorizada previamente. "Estos operadores", sostiene, "no deberían estar en la misma línea de salida junto con los que hemos respetado la normativa actual".

El texto aprobado en el Congreso, sin embargo, incorpora una enmienda que fija un periodo transitorio para que las empresas puedan regular su situación y sus actividades de patrocinio y de publicidad. De esta forma, las empresas de juego presencial podrán adaptarse para dar servicios de Internet. Algunos empresarios tradicionales atribuyen a la sombra alargada del Real Madrid el hecho de que no se hayan aceptado solicitudes de los grupos parlamentarios para que se eliminase la ventaja lograda durante estos años por los operadores online.

Además, el texto aprobado no garantiza que las empresas que han ofrecido servicios a través de Internet, cuando estaba prohibido por la legislación nacional, vayan a tributar por los ingresos percibidos en los últimos cinco años.

No lo ha hecho ninguna. Así, Bwin, en sus cuentas consolidadas de 2009, declara unos ingresos netos gracias al negocio del juego online en España de 24,8 millones. Cantidad por la que no pagó impuestos aquí al estar radicada en Gibraltar. El grupo matriz Bwin, que tiene 20 millones de usuarios y opera en 25 mercados, se acaba de fusionar con

PartyGaming PLC, y obtuvo 408 millones de euros de ingresos netos en el pasado ejercicio.

Control, descontrol y dominios '.es'

La futura ley del juego obligará a implantar un sitio web específico bajo el dominio .es para el desarrollo y la comercialización a través de Internet de actividades de juego en el ámbito de aplicación de la norma. Además, los operadores deberán redireccionar hacia el sitio web específico con nombre de dominio bajo ".es" todas las conexiones que se realicen desde ubicaciones situadas en territorio español, o que usen cuentas de usuario españolas, a sitios web bajo dominio distinto del ".es", que sean propiedad o estén controlados por el operador de juego, su matriz o sus filiales.

Algo insuficiente para controlar que los operadores online ubicados fuera de España, pero que comercializan aquí sus productos, se ajustan en su actuación a la legalidad, dicen los grandes grupos nacionales del sector del juego. Estos grupos reivindican que se establezcan los equipos tecnológicos y servidores en España para poder operar en su mercado.

Xavier Muñoz, abogado del despacho Écija, especializado en tecnología, medios y telecomunicaciones, y la diputada socialista Montserrat Colldeforns han asegurado, por el contrario, consultados por este diario, que el control establecido sobre los operadores online en la ley es suficiente. -

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS