Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas reclaman ver TV3 y exigen libertad de expresión

Eliseu Climent compara la manifestación de Valencia con las protestas de Egipto

Alrededor de 10.000 personas -80.000 según los organizadores- recorrieron ayer las calles de Valencia en los actos de conmemoración del 25 d'Abril con el objetivo de reclamar que se vuelva a emitir la señal de TV3 en la Comunidad Valenciana y para exigir que se respete el derecho a la libertad de expresión. La manifestación que había convocado este año Acció Cultural del País Valencià (ACPV), que desde hace dos décadas sufragaba los costes de los repetidores que rebotaban la señal de la televisión autonómica catalana a lo largo de la Comunidad Valenciana, tenía un lema muy claro: "Sí a TV3! Sí a la llengua! Sí a la transparència!". Un mensaje en el que vinculaba claramente el derecho a la información con la reivindicación de la lengua común de las dos autonomías.

Entre los asistentes, convocados en su mayoría por Internet y por el boca a boca, había calado el mensaje de que el cierre de las emisiones -provocado por el acoso del Consell con multas que han sumado para ACPV más de 750.000 euros- era un ataque a la libertad de expresión y a la lengua.

"Esta manifestación se parece mucho a las protestas de la plaza de la Libertad de El Cairo contra Hosni Mubarak porque el Gobierno valenciano tiene mucha relación con lo que hacía Mubarak: cierra televisiones, reprime a la disidencia", aseguró el presidente de ACPV, Eliseu Climent, para quien la manifestación era una reivindicación por "TV3, por la libertad de expresión y por la democracia". La pancarta de cabecera era explícita: Sí a TV3. Climent pidió al Consell que cambiara o que pensara en lo que le va a pasar a Mubarak: "En una sociedad democrática occidental lo que sucede aquí no es presentable; tenemos un muy bajo nivel de calidad democrática".

De la manifestación, los convocantes destacaron que por primera vez se habían sumado todos los representantes sindicales, todos los partidos de la izquierda, líderes empresariales, las bandas de música y una gran representación del mundo de la cultura. Así, la protesta contó con el apoyo de CC OO-PV; UGT-PV; Intersindical Valenciana; Escola Valenciana; Xúquer Viu; Ca Revolta; Societat Coral El Micalet; la plataforma No a la Corrupción y la de Defensa de la Llei de Dependència; la asociación de Actors i Actrius Professionals Valencians; Salvem El Cabanyal, la Unió de Llaurados y la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana.

Entre los asistentes destacó Joan Ridao, secretario general de Esquerra Republicana de Catalunya, que habló de la arbitrariedad del Consell al provocar el fin de las emisiones. Y junto a las pancartas se situaron otros políticos como Mònica Oltra (Compromís), Carmen Ninet (PSPV) o Josep Lluís Carod Rovira (ERC).

[Varios centenares de personas, convocadas por Coalició Valenciana y el Grup d'Acció Valencianista, participaron en contramanifestaciones a la de Acció Cultural celebradas al mediodía y otra por la tarde].

Lluís Llach canta a pesar del PP

"Tú me dirás si son instituciones democráticas", se cuestionó ayer Eliseu Climent, presidente de Acció Cultural del País Valencià (ACPV), en referencia a las corporaciones que dirigen Alfonso Rus y Rita Barberá. "La Diputación de Valencia nos ha negado por escrito la plaza de toros y el Ayuntamiento de Valencia nos ha negado poner un piano para Lluís Llach".

Y es que desde que el pasado 15 de marzo ACPV anunció que organizaría los actos del 25 d'Abril con el objetivo de reclamar la señal de TV3 y que el cantautor Lluís Llach, uno de los más recocidos en lengua catalana, volvería a cantar tras permanecer cuatro años retirado, en apoyo a la protesta, todo han sido pegas. El viernes, los organizadores solo informaban del punto de salida de la concentración, en las torres de Quart. Desconocían el recorrido porque todavía esperaban que las instituciones les dieran permiso para instalar un escenario en algún punto de la ciudad para que Llach y grupos valencianos como Pirat's Sound Sistem o La Gossa Sorda pudieran dar un pequeño recital de agradecimiento a los asistentes. Al final, ACPV improvisó un pequeño escenario sobre un camión en el que situó un piano para que el autor de temas míticos como Laura o L'estaca se reencontrara con su público.

Finalmente, cerca de las 20.00, ante unos 10.000 espectadores y pese a la oposición del PP, Lluís Llach pudo cantar en Valencia. Se arrancó con Abril 74 . Después entonó los acordes de No abarateixis els somnis . Y terminó su breve reaparición con Silenci . Tres canciones para defender la libertad, y especialmente la de expresión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de abril de 2011

Más información