Reportaje:

Ferrari se reinventa

El FF es el primer modelo de la marca compatible con el uso familiar - Un cupé grande y llamativo, con cuatro plazas, maletero y tracción 4 x 4 - Deportividad extrema y sentido práctico

Brunico

El FF recoge el carácter, prestaciones y deportividad extremos que identifican a Ferrari, pero ahora con una carrocería más grande y práctica, que incluye cuatro plazas de verdad, un maletero más que correcto y hasta tracción 4 - 4 para poder circular sobre nieve, tierra y otros pisos deslizantes. Inaugura un nuevo concepto en la marca, porque es el primer modelo de la casa que resulta compatible con el uso familiar. Cuando Fernando Alonso tenga hijos, quiera llevar una bici o irse a esquiar, conducirá uno.

La última máquina de sensaciones de la fábrica italiana llegará en mayo, y tiene un precio exagerado incluso para un Ferrari: 287.730 euros. A pesar de sus tarifas, la firma asegura que ya han recibido 800 pedidos, 15 de ellos procedentes de España y Portugal. El coche se hace por encargo y puede personalizarse a medida. Su principal competidor es el Bentley Continental GT, que es más cómodo y menos deportivo, aunque los Aston Martin Rapide y Porsche Panamera representan también una alternativa al FF.

Mide 4,9 metros de largo y se viste con un traje espectacular. El frontal se parece al del 458 Italia, aunque el lateral y la trasera recuerdan al BMW Z3 cupé de finales de los años noventa. Por dentro está muy bien acabado y resulta también muy llamativo. Aunque a primera vista impresiona el volante, de estilo fórmula 1, lo más interesante para tratarse de un Ferrari es su habitabilidad. Y es que incluye cuatro asientos amplios, con espacio para adultos atrás, y un maletero de 450 litros. La marca ofrece un juego de cuatro maletas a medida que cuestan nada menos que 11.284 euros.

El espacio interior se combina con un confort de marcha adecuado, gracias a la suspensión electrónica, y ambos aspectos permiten viajar con más comodidad que en cualquier Ferrari y cerca de la que ofrece un Panamera.

La conducción, como es habitual en la firma italiana, es lo más cautivador. El motor 6.2 V12 de 660 CV recoge tecnologías de la fórmula 1 e impacta tanto por su suavidad a ritmos tranquilos como por su contundencia y sonoridad al estirar las marchas hasta 8.000 revoluciones, su límite de vueltas. Va acoplado al cambio F-1 de doble embrague y siete marchas de la casa, que sobresale por su fulgurante rapidez, y a un innovador sistema de tracción 4 - 4 que ayuda a digerir la potencia y facilita la conducción. En autopista y carreteras amplias el FF ofrece gran aplomo y, en los tramos más retorcidos, aporta una agilidad sorprendente para su tamaño y peso (casi cinco metros y dos toneladas). Entra muy bien en las curvas y su comportamiento es más parecido al de un coche de propulsión trasera que a un 4 - 4, porque el eje posterior recibe gran parte de la potencia y ayuda a redondear las trazadas con el acelerador. La tracción total se conecta automáticamente cuando se necesita y, según el modo de conducción seleccionado, incrementa la estabilidad o el dinamismo. Hay cinco programas diferentes, disponibles a través del selector Manettino del volante: nieve, wet o piso mojado, confort o normal, sport o deportivo, que permite ligeros deslizamientos, y ESC Off, que desconecta los controles de estabilidad y tracción.

La descomunal potencia otorga prestaciones más propias de los videojuegos: acelera de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, llega a 200 en apenas 11 y sigue empujando con un poderío estratosférico hasta 335 km/h, algo que solo se puede disfrutar en un circuito o en una autopista alemana sin límite de velocidad. Los frenos, con discos cerámicos, están a la altura y paran el peso con garra sin fatigarse ante un uso extremo.

Pero también hay aspectos mejorables, como el equipo de serie, porque a pesar del precio a este Ferrari le faltan elementos que ya incluyen hasta los modelos populares: control de velocidad, asientos con ajuste eléctrico completo y faros de iluminación inteligente, entre otros. Estos sistemas, todos opcionales, elevan la factura más de 7.500 euros. El kit fumador, que incluye cenicero y encendedor, cuesta 491 euros, y el Start&stop (HELE en Ferrari), que reduce el consumo medio a 15,4 litros, otros 1.328 euros.

Con una longitud de 4,9 metros, el FF es el Ferrari de mayor tamaño. Presenta una imagen espectacular.
Con una longitud de 4,9 metros, el FF es el Ferrari de mayor tamaño. Presenta una imagen espectacular.

Eficacia multiterreno

La tracción 4 - 4 se adapta a cualquier superficie. La electrónica gestiona la fuerza motriz y, a pesar de los 660 CV, permite rodar con seguridad incluso sobre nieve. Además, la suspensión se puede elevar cuatro centímetros para circular por pistas de tierra y terrenos bacheados sin dañar los bajos.

Pasajeros y equipaje

Los asientos traseros son cómodos y ofrecen un espacio adecuado para estaturas de hasta 1,85 metros, incluso aunque los pasajeros delanteros también sean altos. El maletero tiene 450 litros, incluye hueco para esquís y puede ampliarse abatiendo los respaldos: es posible cargar una bici, por ejemplo.

Como un fórmula 1

El volante reúne múltiples funciones. Justo encima del escudo están los pulsadores de los intermitentes y, debajo, los de los limpiaparabrisas (derecha) y las luces largas. En la parte inferior, el botón de arranque y la suspensión electrónica y, a la derecha, el Manettino, con cinco programas que varían la respuesta de toda la mecánica.

Sobre la firma

Marcos Baeza

Redactor de Motor, especializado en producto y tecnología. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS, desde 1998, ligado siempre al automóvil. Sigue la actualidad del sector, prueba los nuevos modelos que llegan al mercado y analiza las tendencias y tecnologías asociadas, como la nueva movilidad eléctrica.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS