El campo se convierte en refugio laboral

La crisis provocó en 2010 un trasvase de ocupados y parados al sector agrario

El sector agrario se convirtió el año pasado en un refugio donde acudieron para buscar empleo personas afectadas por la crisis en otros sectores. Esos trabajadores se emplearon fundamentalmente por cuenta ajena, pero también, en algunos casos, como agricultores o ganaderos por cuenta propia. Estas son las conclusiones de un trabajo elaborado por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) tomando como base datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) y de afiliación a la Seguridad Social.

De acuerdo con las cifras de la EPA -el mejor termómetro del mercado laboral en España-, el número de activos en ese periodo creció en casi 40.000 personas hasta cerca de un millón. De esa cifra de personas con edad y disposición de trabajar, 12.000 se incorporaron a la lista de ocupados, hasta la cifra de 755.000 efectivos, que suponen el 4,1% del total de la población ocupada en España, con un aumento de dos décimas. En la parte negativa, otras 28.000 personas pasaron a ocupar un sitio en las listas del paro agrario, pues el sector no generó puestos suficientes para todos los demandantes. El desempleo total afecta a 4,7 millones de personas en España, según los datos de cierre de 2010.

La generación de empleos agrarios resultó especialmente significativa en algunas comunidades autónomas. El incremento de personas ocupadas en el sector fue del 27% en Canarias, del 21% en Aragón, del 19% en Murcia, del 16% en Cataluña y del 6% en Andalucía.

Del total de ocupados en el sector agrario, 310.000 se consideran agricultores o ganaderos por cuenta propia y unos 450.000 son asalariados. No hay cifras oficiales detalladas sobre cuántas personas se incorporan como agricultores o como ganaderos, aunque en medios sindicales se considera que se han producido incorporaciones o el retorno de personas generalmente jóvenes como independientes o en el marco de la explotación familiar.

El empleo agrario, además, afronta un horizonte de mejoras en la cotización a la Seguridad Social. En el plazo de un mes, el Gobierno aprobará el anteproyecto de ley que permitirá a unos 850.000 trabajadores del campo por cuenta ajena que cotizan en el régimen especial agrario integrarse en el régimen general. Con ese cambio equiparán sus derechos y prestaciones, ahora inferiores, a los resto de trabajadores. La ley establecerá un periodo transitorio de 20 años para que las mejoras en la protección de los trabajadores agrarios no incidan sobre la competitividad de las explotaciones agrarias.

Al igual que se hizo en la integración de los agricultores por cuenta propia en el régimen de autónomos, la incorporación de los trabajadores agrarios al régimen general se efectuará mediante un sistema especial dentro de ese régimen.

Varios agricultores trabajan en un campo de cultivo mallorquín.
Varios agricultores trabajan en un campo de cultivo mallorquín.TOLO RAMÓN

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS