Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bojan se lesiona y Mascherano se queda sin clásico

No hay competición más grande que la Liga, considera Guardiola. Y a por la Liga se fue con Bojan. A ningún equipo le ha metido más goles el de Linyola en este torneo que al Almería, pero eso es lo de menos. Le pidió a Lo Petit que hiciera de Pedro, que se moviera, se ofreciera en corto y tirara desmarques, y el niño del vestuario le hizo caso. Incordió todo lo que pudo y apareció en muchas de las llegadas. Importante en el tramo final de la pasada temporada, Bojan pareció venirse arriba en la exigencia, dar un paso adelante... Hasta que se rompió. Chocó con Silva, se le giró la rodilla, y se rompió. Intentó seguir,pero, desesperado, se fue a la caseta. A Bojan hacerse mayor le está resultado demasiado doloroso. Ya no podrá volver a jugar esta temporada.

Asomó por el Camp Nou cuando era un niño y se ganó el sitio con los mayores a golpe de goles. Con Rijkaard jugó 48 partidos, metió 12 goles y empezó a afeitarse. Llegada la nueva era, se le acentuó su candidez y perdió minutos al tiempo que empezó a comprender que para jugar en el mejor Barça de la historia no le bastaba solo con goles. Hizo suya la Copa, demostrando que sabe competir; durante el curso pasado ganó minutos, marcó más goles que nunca -13- y dio un paso adelante en el vestuario, subido a la chepa de Piqué. Descartó Guardiola una cesión el verano pasado y le renovó el Barça. Llegado ese momento, la afición dejó de mimarle y empezó a exigirle como a cualquiera. Aceptó el reto. Bojan ya no es solo gol, pero si en su día tuvo suerte y sacó involuntaria tajada de la dejadez del último vestuario de Ronaldinho, ahora tiene que ganársela.

En su regreso a la titularidad contra el colista, estaba jugando bien, colaborando en todos los frentes de ataque hasta que se lesionó de seis a ocho semanas por una rotura parcial del ligamento cruzado izquierdo.

Hasta la fecha, en lo que va de año, solo se había lesionado una vez, jugando con la selección sub 21, un esguince de grado 1 en el tobillo derecho que le tuvo cinco días de baja. Los azulgrana tendrán una segunda baja segura para el partido del sábado en el Bernabéu: Mascherano. El volante, que acabó jugando de central, vio su quinta tarjeta amarilla y por tanto será baja contra el Madrid por acumulación de amonestaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de abril de 2011