"Pondré la radio a tu disposición"

El candidato del PP de Arzúa usó a UGT para intentar sobornar al alcalde, del BNG

El candidato del PP a la alcaldía de Arzúa, Armando Cascón, se ofreció a poner la radio local, que entonces dirigía, al servicio absoluto del alcalde, el nacionalista Xoaquín García, a cambio de 496 euros mensuales. Todos sus compromisos figuran en un documento sin firma en el que, entre otras propuestas, realiza la de "atender cualquier sugerencia, orden o función que el alcalde le designe". En conversaciones con miembros del gobierno local, en el verano de 2009, Cascón explicó con todo lujo de detalles lo que pretendía, que no era otra cosa que poner Radio Arzúa a su "disposición". Entre otras cosas, prometió dar un "tratamiento específico" a la oposición. "Las noticias que lleguen de la oposición intentaré recortarlas, quitarle lo más agresivo, ¿entiendes?", aclaró.

"Las noticias de la oposición las recortaré, les quitaré lo más agresivo"
Más información
Escuche el intento de soborno del candidato del PP en Arzúa al alcalde para favorecerlo en la radio municipal

¿Qué significaba aquel documento que el director de la radio hizo llegar al alcalde?. Cascón lo explicó así. "A tu disposición [del gobierno local]: tú me dirás si quieres que se haga o no, y si quieres que se haga, me dirás de qué manera quieres que se haga" la información. Lo ilustró con un ejemplo: "¿Que hay que ir a un sitio que te parece importante? Voy". Cascón no tuvo reparos en condenar al ostracismo informativo al partido por el que ahora será candidato: "(Meto) un corte del grupo que dice la noticia, por ejemplo del PP, y otro corte que iría al final que sería el tuyo. Y los tuyos serán más largos. Yo, antes de grabar las declaraciones del alcalde, te enseño las de ellos".

También se comprometió a pedir permiso al regidor antes de emitir una noticia de otro gobierno municipal. "Por ejemplo, me llama un alcalde tal para ser entrevistado. Yo te llamaría: 'oye, mira, ¿puedo hacer esto?' Y me dices, 'bueno, no es conveniente'. Pues le llamo y le digo que no tengo espacio o lo que sea". Y aclara. "Pero nunca le diría no, que no me deja el alcalde". Cascón quiso que se le entendiera bien: "Si en cualquier momento me dices, mira, Armando, había que ir aquí, a la parroquia esta, a hablar con los vecinos, yo voy".

Tras repasar punto por punto los 10 compromisos que asumiría la dirección de Radio Arzúa y los dos que le corresponderían al alcalde (subirle a un sueldo líquido de 1.500 euros en 14 mensualidades y el incentivo de publicidad), el ahora candidato del PP no oculta que su propuesta llegaba después de "tensar mucho la cuerda" política desde la emisora. "Yo, estos días, entiendo que hubo alguna tirantez. Estaba esperando por esto, y tal", dice, para añadir: "Lo que pretendo en esta conversación es poner un punto atrás y otro delante. A partir de hoy, quiero que os deis cuenta de que no le tengo odio a nadie (...) Podemos llevarnos bien y hacer un trabajo bien".

A Cascón no se le escapa que su propuesta es un manual de manipulación informativa. "Esto, si se hace, aquí pierdo mucho yo, porque de hacer esto me tengo que bajar los pantalones de carallo", dice en un momento de sus conversaciones. Si se cumple su propuesta, admite, la radio "no es objetiva". Para disimularlo, propone dar el giro informativo "poco a poco, paulatinamente".

También se adelanta el entonces director de la radio a los reparos que pueda poner la oposición a su aumento salarial. Para disiparlos, propone disfrazarlo a través de UGT, de la que es delegado sindical, como una "consolidación de publicidad" tras 10 años de emisiones. "Yo hago una propuesta desde el sindicato", para "que no cante". "Y hablo incluso con los grupos de la oposición", añade.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS