Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI alerta de que en el futuro habrá problemas en el suministro de petróleo

El precio del crudo ha aumentado un 25% en el último año

En los años ochenta y noventa, el suministro de petróleo creció. Pero esa tendencia cada se aleja más y, probablemente, no volverá. Es más, y como dijo Thomas Helbling, economista del Fondo Monetario Internacional, lo más probable es que el periodo de carestía que se inició hace una década se agrave. Por eso desde el organismo se pide a los Gobiernos que se preparen para lidiar con esta eventualidad.

El Fondo publicó ayer un informe en el que analiza la respuesta de los países a la escalada del petróleo, y que será debatido en la cumbre que se celebra la semana que viene en Washington. El FMI habla del riesgo de que los precios sigan creciendo durante los próximos años, debido a la constricción en el suministro y a la demanda de países emergentes como China.

Si la producción se estanca, el crecimiento caerá un 0,25% anual

El gigante asiático, según el informe del Fondo, pasó de consumir el 6% del crudo mundial en 2000 al 11% en 2010. Una sed energética que, se espera, duplique para 2017 respecto al nivel, y se triplique para 2025. El petróleo es la mayor fuente de energía en el mundo, con el 33% del suministro.

De momento, el relator dice que el impacto a medio plazo de la carestía será "relativamente pequeño". Si el ritmo de crecimiento del suministro se estancara en los próximos años en torno al 0,8%, el impacto en el crecimiento económico global sería de un cuarto de punto anual. Pero el economista Helbling admitió que las cosas pueden empeorar.

La demanda de crudo crece claramente más que el suministro. Además, la inestabilidad política en el norte de África podría empeorar todavía más la situación. Ambos motivos han provocado que el precio del crudo haya subido más de un 25% en el último año. El barril de Brent, de referencia en Europa, ronda los 122 dólares. Y en EE UU, el Texas, ya roza los 110 dólares el barril.

Helbling, en el informe, habla de la poca flexibilidad que tienen los mercados para hacer frente a los choques, lo que explicaría la escalada de precios. Y dio un argumento a los que dan por hecho que se está cerca de alcanzar el techo producción, al decir que la capacidad de los productores de aumentar su capacidad se verá limitada porque el número de yacimientos maduros está creciendo y crecerá más.

Según el FMI, los problemas de producción futuros pueden provocar una caída del suministro del 3,8%, que se traducirá en una contracción casi un punto porcentual del crecimiento global. Un impacto que no se sentirá sólo en el crecimiento. Además irá acompañado de un incremento en la brecha en la balanza de pagos entre los países productores y los compradores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de abril de 2011