Reportaje:

"Yo me sacrifico a la poesía"

La escritora siria Maram al-Masri lleva a Cosmopoética sus versos sobre la mujer

Maram al-Masri es una poeta siria que no puede publicar en su país. La censura impide que su obra, que describe un mundo íntimo y sensual, pero que también critica a la sociedad y reivindica un papel independiente y libre de la mujer, pueda ser leída por sus compatriotas. "Soy la ladrona de los caramelos ante tu tienda, mis dedos se quedaron pegados, y no conseguí llevarme ninguno a la boca. Qué estupidez, al mínimo roce, mi corazón se abre". Versos como estos, de su libro Cereza roja sobre losas blancas (Lancelot, 2002), son considerados peligrosos.

Casa Árabe ha invitado a la escritora a leer sus poemas en Cosmopoética, el certamen internacional que se celebra por octavo año en Córdoba. Pero sentado junto a ella, es inevitable preguntarle por las revueltas en Siria y otros países musulmanes que piden libertad y democracia. "Los árabes han estado mucho tiempo dormidos, aunque la primavera de la revolución ya ha comenzado. Y lo mismo ocurre en mi país", afirma esperanzada.

"Mi vida es una búsqueda de la libertad y la humanidad"

Al-Masri nació en 1962 en Latakia, en una familia de artistas y estudió Literatura Inglesa en la Universidad de Damasco, para trasladarse finalmente a París en 1982. La propia experiencia vital de esta mujer es una aventura. "Mi vida es una búsqueda de la libertad y la humanidad. No puedo aceptar ningún compromiso con una moral o un régimen que no es justo. Desde que era pequeña, tenía la sensación de que la moralidad no podía incluir el hacer daño a otra persona. La moral es lo contrario, hacer el bien a los demás. Por eso soy una persona rebelde contra esa falsa moralidad". Y por eso no puede volver a su país.

"El arte en general existe para elevarnos, pero al mismo tiempo para hablar de nuestras heridas, de lo que nos hace daño. La poesía sirve para expresar aspectos de la vida que nos dan miedo o que están ocultas. Y en mi caso, la intimidad que describo, es tan profunda, que en realidad hablo de aspectos universales que nos afectan a todos".

Por eso no tiene miedo a tratar ningún tema cuando escribe. "Hablo de la infidelidad como una realidad humana. Yo me sacrifico a la poesía hablando de mí, uso mi experiencia para decir que un ser humano puede ser bueno y adúltero igualmente. Tenemos múltiples identidades en una sola personalidad". Sus libros también se sumergen en el mundo de las mujeres que sufren la prostitución o los malos tratos por parte de los hombres. "He descrito un panorama acerca de lo que pasan estas mujeres, identificándome con ellas. Pero escribo poemas que engrandecen también al hombre que es capaz de comprender el mundo íntimo de la mujer".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La escritora es autora de cuentos y de varios poemarios, entre los que destacan, traducidos al castellano, además de Cereza roja..., Te amenazo con una paloma blanca (Lancelot, 2002) y Te miro (Lancelot, 2005). Su obra ha sido traducida al francés, inglés, español y corso.

La poeta ha participado en festivales internacionales literarios en EE UU, Argentina, Irlanda, Francia, España, Italia y Túnez. Mañana a las doce del mediodía, Maram al-Masri leerá sus poemas en la Posada del Potro, junto a Ana María Moix, Juan Carlos Abril, Mircea Cartarescu y Matilde Cabello.

La poeta siria Maram al-Masri.
La poeta siria Maram al-Masri.F. J. VARGAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS