Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal rebaja 11 años la pena del hijastro de Oubiña

La fiscalía de la Audiencia Nacional ha mantenido la anunciada rebaja de la condena en 11 años al narcotraficante David Pérez Lago, hijastro de Laureano Oubiña, en la última sesión del juicio que se celebró ayer en Madrid. En su escrito de conclusiones la representante del Ministerio Público, Inmaculada Ávila, ha rebajado de 20 a nueve años la petición de prisión para Pérez Lago tras su confesión de los hechos y "por haber colaborado activamente en el proceso judicial".

Pérez Lago, sin embargo, es considerado por la fiscal como el principal acusado de pertenecer a la organización criminal que introdujo en abril de 2006 más de 1.700 kilos de cocaína en Galicia. Una operación que fue relatada ante el tribunal por el propio hijastro de Oubiña, el cual también admitió ser confidente de la policía para obtener beneficios penitenciarios por una condena que todavía está cumpliendo por tráfico de hachís.

Para la que fuera compañera sentimental de Pérez Lago, la abogada de Cambados Tania Varela, que también se enfrentaba a una condena de 20 años, la fiscal, pese a mantener los cargos contra ella por no haber confesado los hechos, rebajó la pena solicitada a 13 años y medio de cárcel, basándose en la entrada en vigor de la reforma del Código Penal.

Pareja enfrentada

En idénticas circunstancias que la letrada se encuentra otro de los principales acusados, José Vidal, que tampoco reconoció los hechos. La fiscal ha decidido retirar los cargos contra Ivan Cordal al quedar suficientemente acreditado que no participó en la descarga de droga en 2006 en Corme (A Coruña). Ambos se habían opuesto al acuerdo de conformidad con la fiscalía.

El juicio, que ayer quedó visto para sentencia, acabó convirtiéndose en un culebrón a raíz de las declaraciones contradictorias sobre la relación personal y profesional de David Pérez y la que fuera su novia. Tania Varela llegó a declarar contra el que fue su jefe. Mientras Lago negó que mantuvieran una relación personal, la letrada insistió en lo contrario y afirmó que tuvo conocimiento de las actividades delictivas de su pareja cuando fue detenido. Su versión fue desmontada por la policía cuando uno de los agentes de la Udyco que dirigieron la investigación afirmó que Varela asumió el mando de la organización desde que su novio entró en prisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de abril de 2011