Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un incendio de grandes proporciones destruye una nave junto a viviendas

Las llamas calcinaron más de 1.500 metros cúbicos de madera almacenada

Fueron movilizados los bomberos de Porriño, Vigo y O Morrazo y activada la prealerta para los de Pontevedra y O Salnés así como para los medios aéreos de extinción de la Consellería de Medio Rural. Las llamas devoraban en plena noche la nave de la empresa Viuda de Pereira, dedicada a almacén de maderas, a escasa distancia de dos viviendas en el Alto de Puxeiros, frontera de los municipios de Vigo y Mos.

El fuego comenzó sobre las dos de la madrugada de ayer. Un particular, vecino de la zona, alertó del mismo cuando ya alcanzaba grandes dimensiones, hora y media después. "Cuando llegamos, la nave ardía por los cuatro costados, por todos lados salían llamas, incluso sobrepasaban los tejados", señala un portavoz de los bomberos de Vigo que participó en la extinción. Dos viviendas unifamiliares, pegadas al recinto maderero, fueron desalojadas por el peligro que corrían. El vecindario de otros bloques próximos también fue alertado, aunque sus riesgos, calles por medio, fueron menores.

Protección Civil, Grumir y otros servicios de asistencia ciudadana también estuvieron al pie del cañón. La madera almacenada contribuyó directamente a propagar las llamas y a elevar la carga térmica. "Tuvimos que trabajar a distancia, la radiación era tremenda, algunos compañeros resultaron heridos por ella", señala el bombero de Vigo.

En la nave, de unos 1.000 metros cuadrados, había almacenados unos 2.000 metros cúbicos de madera. Ardieron al menos unos 1.500 metros cúbicos. La estructura del edificio quedó severamente dañada, una parte se desplomó. El fuego afectó a las oficinas, calcinó un camión de la empresa y saltó a un bosquecillo próximo de unos 500 metros cuadrados. Pero, con un vial interior por medio y el esfuerzo denodado de los bomberos, lograron salvarse el aserradero y las dos casas pegadas a él. A las 08.30 estaba controlado, y extinguido poco después del mediodía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de abril de 2011