Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marzo registra otro récord de paro mientras cae la contratación fija

El desempleo aumenta en 34.406 personas y supera los 4,33 millones - La Seguridad Social recupera 45.000 afiliados, la primera subida en ocho meses

El mercado laboral sigue sin recuperar sus constantes vitales. O, en el mejor de los casos, emite señales muy contradictorias. Mes tras mes, y van tres consecutivos, el paro registrado bate un nuevo récord. Marzo se cerró con 34.406 nuevos desempleados, y ya suman 4.333.669, según el Ministerio de Trabajo. En cambio, la Seguridad Social contó un aumento significativo de afiliados, 45.000 más, el primero en ocho meses. En definitiva, una de cal y otra de arena. Una muestra más de la profundidad de una crisis que se ha cebado con saña con el empleo y que casi cuatro años después de empezar no permite ver una señal clara de recuperación laboral en el horizonte.

A primera vista, esta evolución dispar puede parecer una contradicción. Pero afiliación y paro registrado no tienen por qué ir de la mano. La primera guarda relación directa con el empleo. El segundo es un registro administrativo que depende, entre otras cosas, de la evolución de la población activa.

Los empleos a tiempo parcial mejoran tras la exención de cuotas

MÁS INFORMACIÓN

Marzo no ha contado este año con la ayuda de la Semana Santa. Pero esto no puede servir de excusa en esta ocasión. La serie desestacionalizada, en la que se depuran los datos de los efectos del calendario, muestra que el mes pasado el paro subió en 33.441 personas. A la hora de buscar explicaciones, la secretaria de Empleo, Mari Luz Rodríguez, achacó gran parte del aumento a la incorporación de demandantes al mercado laboral (10.526 parados no habían trabajado antes) y a 7.500 desempleados de la agencia vasca de colocación que no se contabilizaban hasta ahora.

Apoyada en esto, y en que a partir de abril suelen comenzar los meses buenos del estacional mercado laboral español, Rodríguez mostró su esperanza en que "a partir de abril empecemos a ver los efectos de la creación de empleo, que hoy todavía no se ven". Incluso se atrevió a cifrar en unos 50.000 los puestos de trabajo netos que su departamento espera que se creen en todo 2011.

Los efectos de los que hablaba Rodríguez son el aumento de afiliados a la Seguridad Social, más de 45.000 que elevaron la cifra a 17.392.754. Un buen dato que revirtió el jarro de agua fría de febrero -cuando volvió a acelerarse la caída de la afiliación-. Y que refrendó la serie desestacionalizada, que en marzo contó 6.500 afiliados más, la primera recuperación desde febrero de 2008.

"Es un indicativo de que el mercado laboral está finalizando su ajuste", analizó el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, echando mano de un argumento reiterado por el Gobierno desde hace mucho tiempo, que no acaba de materializarse en los datos.

Entre las malas señales que aún emite el mercado laboral está la evolución de la contratación. Flaqueó en conjunto al caer un 2,89% respecto al año anterior. Bajó la temporal (2,58%). Y, por si esto no fuera suficiente, los contratos indefinidos volvieron a demostrar por enésima vez que la reforma laboral no ha servido, de momento, para estimular su uso. El mes pasado no solo hubo menos compromisos fijos que en 2010, también descendió su peso en el conjunto, al 9,62%, porcentaje ligeramente inferior al de hace un año.

Más éxito parece haber tenido el impulso a la contratación a tiempo parcial temporal o indefinida que pretendió el Gobierno a mitad de febrero a base de eximir de cuotas a esta figura. En marzo se firmaron 337.125, un 4,3% más.

A la hora de analizar el dato, la oposición no vio matices. "Terrible", fue la definición del líder del Partido Popular, Mariano Rajoy.

También la nueva cifra récord de paro llevó al secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, a mostrar una valoración pesimista: "Es un mal dato". "Las políticas económicas no se compadecen con las necesidades del país", criticó. UGT reclamó un cambio de rumbo al Gobierno al conocer los datos. "El crecimiento económico no se alcanza con políticas de recorte de gasto y con reformas laborales", apuntó la formación dirigida por Cándido Méndez. En el lado contrario, se situaron CEOE y Cepyme. Ambas patronales aprovecharon los datos del paro registrado de marzo para reclamar más reformas laborales.

Menos parados con protección

La falta de creación de empleo y su efecto inmediato, el paro de larga duración, hacen mella en la protección frente al desempleo. La mala situación económica aboca a los parados a consumir toda su prestación contributiva y, posteriormente, el subsidio. Y esto, pese al aumento incesante del paro registrado, se traduce en que cada vez haya menos desempleados que gocen de protección: casi tres millones en febrero, 3,2 millones en el mismo mes de 2010.

La consecuencia lógica de estos números es que la tasa de cobertura ha pasado en un año del 80,6% al 73,7%, todavía una ratio históricamente alta. Esta tendencia no la ha frenado la puesta en marcha de la nueva ayuda de 400 euros -de la que hasta ahora se han beneficiado unos 23.000 parados, según la secretaria de Estado, Mari Luz Rodríguez- que sustituye al extinto Prodi (los 426 euros).

El paro de larga duración también se plasma en menores pagas para los que lo sufren. La prestación -que se puede percibir por un periodo máximo de dos años- da paso al cobro del subsidio, siempre menor. De ahí que el gasto medio por parado en febrero fuera de 902 euros mensuales, frente a los 927 del año anterior o a los 1.057 del mismo mes de 2009.

Esta evolución, que se acelera mes a mes, ha acabado por contener el gasto frente al paro, la gran hemorragia de las cuentas públicas españolas durante la crisis. Entre enero y febrero, los servicios públicos de empleo han pagado 5.323 millones de euros en prestaciones y subsidios, 500 millones menos que el año anterior. Y eso que entonces había unos 170.000 parados menos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 2011

Más información