Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ROSENDO FERNÁNDEZ | Diputado y candidato del PP en Ourense | Elecciones municipales | ENTREVISTA A LOS CANDIDATOS A ALCALDE DE OURENSE

"Estoy a favor del divorcio, aborto y matrimonio gay"

Ourense
Los cabezas de cartel de los tres grandes partidos en las elecciones del 22 de mayo muestran su otra cara en esta serie semanal de charlas informales. Hoy, los aspirantes de Ourense: Francisco Rodríguez, Isabel Pérez y Rosendo Fernández.

Ha sido casi de todo en política: alcalde (en A Merca), director provincial del Servicio Galego de Saúde, subdelegado del Gobierno y diputado en la Cámara autónoma. Ahora aspira a la alcaldía de Ourense. Rosendo Fernández (Salvaterra do Miño, 1954) no oculta su fervor baltarista; su adhesión a "una corriente interna" del PP caracterizada por el "el ourensanismo y el galleguismo". Le gusta leer, escribir, el fútbol y los toros y piropea a Baltar definiéndolo como la esencia "irrepetible" del populismo.

Pregunta. Hizo la travesía de Coalición Galega hacia el PP de la mano de Victorino Núñez y Baltar. ¿Ese origen marca aún la diferencia con los históricos?

Respuesta. Yo fui un niño de aldea y cuando a los 11 años me llevaron a estudiar a Vigo solo sabía hablar gallego. Recuerdo como si fuera ayer que en un dictado escribí "onde tocan as campanas" y el maestro me hizo repetir cien veces la frase en castellano. Me sentía un aldeano, y eso te marca. Pero yo soy del PP, independientemente de la afinidad con uno u otro sector. En todos los partidos hay diferentes tendencias y eso los enriquece. Nosotros, el PP de Ourense, apostamos por el galleguismo y el ourensanismo por encima de todo, por la política de proximidad con la gente.

"Ponemos el galleguismo y el ouresanismo por encima de todo"

P. Tanto Baltar como otros cargos de esta corriente echan en cara a sus dirigentes en la Xunta la marginación a la que se ve sometida la provincia de Ourense.

R. Es que un político siempre debe de aspirar a más para la ciudadanía. Nosotros nunca estamos satisfechos y queremos que esta provincia converja con las demás ciudades de Galicia y España.

P. ¿Y no cree que Baltar, tras más de dos décadas al frente de la Diputación, tiene alguna responsabilidad?

R. La responsabilidad es de quien no apuesta por el equilibrio. Aquí todo el mundo habla de reequilibrio, pero si nunca hubo equilibrio, no puede reequilibrarse nada. Ourense necesita más apoyos e inversiones.

P. ¿Usted también cree que Baltar es un cacique bueno?

R. Depende del significado que se le dé al término cacique. Yo creo que es un hombre muy próximo a la gente, un gran populista, una persona siempre dispuesta a ayudar a los demás.

P. ¿Y su hijo tiene el mismo perfil?

R. No me gusta nada que llame "su hijo" al presidente provincial del Partido Popular, José Manuel Baltar Blanco, que ganó a pulso un congreso para dirigir el partido. Ningún hijo es como el padre. En este caso, el padre tiene el don de empatizar que no tiene ningún otro político en toda Galicia. Pero Baltar Blanco ganó un congreso y tiene una autoridad política y moral y está haciendo exactamente lo que se esperaba de él.

P. ¿La política le deja tiempo para el ocio? ¿Realizar tareas domésticas?

R. Ya sabe que corro medias maratones. Fui futbolista y voy a los toros una vez al año. La cocina y las tareas domésticas no se me dan bien. Lo que me gusta es leer y escribir.

P. ¿El baltarismo tiene ideología?

R. Yo soy conservador solo para los logros conseguidos y progresista para los que hay que tener. Y respecto al divorcio, al aborto (en determinados supuestos) y a los matrimonios de homosexuales, estoy a favor de todo ello.

P. Su suegra

[la alcaldesa de San Cibrao de Viñas durante 33 años, Elisa Nogueira, que ahora se retira] ha sido uno de los bastiones del Partido Popular de Ourense. ¿No intentará dirigirlo?

R. Bueno, no solemos hablar de política más que lo inevitable y no me va a dirigir. Nos respetamos demasiado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de abril de 2011