Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La antigua Fe, foco de intrusos

Los vecinos piden seguridad para evitar robos y asentamientos en el complejo

El antiguo hospital La Fe de Valencia se parece cada vez más a un complejo fantasma, sobre todo por la noche. Solo dos o tres edificios siguen en funcionamiento; los demás están vacíos desde que la mayoría de servicios se trasladaron al nuevo hospital de Malilla, lo que ha dado pie a algunos intrusos a colarse, o al menos a intentarlo, en los bloques deshabitados. "Son edificios abandonados y muy golosos...", asegura Antoni Pla, de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia. Por eso los vecinos de alrededor reclaman más seguridad en torno al complejo. Ayer en la antigua Fe el movimiento era el habitual. Un miembro del personal de seguridad reconoció que hace unos días una persona intentó colarse "y se le invitó a salir" de uno de los edificios cerrados. El hospital tiene 12 bloques distintos y solo están abiertos el pabellón central y la escuela de enfermería.

Sanidad reconoce la entrada de dos 'sin techo', que fueron desalojados

Los vecinos piden participar en el plan de futuro del antiguo hospital

Pero siempre hay un hueco por el que colarse, por muchos candados que se pongan en las puertas. La Consejería de Sanidad, preguntada por este episodio, reconoció ayer que en las pasadas Fallas unos vagabundos entraron en uno de estos edificios pero fueron desalojados por los servicios de seguridad. "Casos como estos ya sucedían cuando el hospital estaba funcionando al 100%", apostilló una portavoz de Sanidad.

A los vecinos la explicación de Sanidad les parece bien, pero no les basta. Desde el traslado de la mayoría de servicios sanitarios a Malilla están preocupados no solo por la presencia de intrusos en el complejo sino también por el nuevo mapa sanitario de los barrios del entorno. La Asociación de Vecinos de Tendetes, barrio próximo a la antigua Fe, ha dado el grito de alarma. "Nosotros lo que le pedimos a la Consejería de Sanidad es que nos den participación cuando se debata y elabore el plan director de la antigua Fe", explica Pla. "Queremos que ese plan director se ejecute con la participación de los vecinos", añade el dirigente vecinal. Los residentes que viven junto a las viejas instalaciones de La Fe recibían ahí la atención sanitaria. Ahora ya no. Piden una reordenación del mapa sanitario para que los vecinos no tengan que desplazarse hasta la nueva Fe, en Malilla. "No vemos claro tampoco el destino del complejo. ¿Qué va a ocurrir con él?", cuestiona Pla.

Los vecinos quieren participar en la ejecución del plan director de la antigua Fe, un documento que está en el limbo y debe aclarar el uso futuro de este complejo o el destino del suelo. La federación vecinal opina que si se aclara el uso y las instalaciones no permanecen semicerradas durante mucho tiempo es más difícil que se den casos de ocupación o robos.

La Fe antigua se asienta sobre un solar propiedad del Gobierno, si bien cuando se edificó y puso en marcha todo este complejo, en los años sesenta, las competencias en materia sanitaria no estaban, obviamente, transferidas por lo que es factible que la Generalitat tenga plenos derechos sobre ese solar. La federación vecinal apuesta por que este complejo conserve el uso sanitario pero también temen que las Administraciones públicas cedan a la tentación de levantar bloques de viviendas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de marzo de 2011