Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJA ordena la paralización de las obras del tranvía de San Fernando

La Junta recurre el auto, pero llama a una reunión urgente a los expropiados

El tranvía metropolitano de la bahía de Cádiz, el proyecto estrella de transportes promovido por la Junta de Andalucía, sufrió ayer un nuevo revés. Un auto del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ordena parar las obras de construcción de un tramo en San Fernando por atender una demanda de los vecinos expropiados, que denunciaron que el proyecto no era correcto y se les había entregado una indemnización injusta.

El alto tribunal consideró en noviembre que el trazado no es legal puesto que se produjeron defectos de forma en el expediente que obligaba a dejar sus edificios a los vecinos de las avenida de los Montañeses. Las dos irregularidades básicas fueron que no había proyecto básico ni se sometió a información pública. La Junta recurrió ante el Supremo, que todavía no se ha pronunciado, y entendió que los trabajos podían proseguir ya que su grado de ejecución supera el 85% y ya no es posible reponer el estado original como sugería la primera sentencia.

Los vecinos critican el proyecto y consideran injusta la indemnización

Los expropiados habían ganado y entendieron que ese fallo judicial les ayudaría a que la Junta se sentase con ellos a negociar nuevas indemnizaciones. Pero en estos cuatro meses no ha habido ningún contacto. Fue el motivo por el que sus abogados volvieron a dirigirse al alto tribunal para pedirle que suspendiera el avance de las obras. De nuevo, el TSJA les da la razón.

El delegado de Obras Públicas, Pablo Lorenzo, trató ayer de quitar hierro a esta decisión judicial, que vuelve a cuestionar el trabajo de su Consejería con el tranvía. A su juicio, el auto de paralización de obras solo afecta a un pequeño tramo que ya está terminado. Con todo, hoy está previsto que los servicios jurídicos presenten un nuevo recurso que permita resolver los "problemas burocráticos surgidos" y terminar la obra en 2012, tras varios retrasos sobre el plazo inicialmente previsto.

A lo que la Junta sí se ve obligada es a negociar con los expropiados. "Estábamos esperando al jurado provincial de expropiaciones antes de reunirnos con ellos. Como no llega su llamada, mantendremos ese encuentro de forma inminente", anunció. El Gobierno andaluz sabe que estos afectados reclamarán mayores cantidades de dinero. Pero Pablo Lorenzo no cree que haya excesivos problemas. "De los 14, hemos llegado a acuerdos con 13. Nos falta uno para alcanzar el acuerdo económico total".

El alcalde de San Fernando, el andalucista Manuel María de Bernardo, que quiso convertir el tranvía en el proyecto estrella de su mandato, exigió ayer a la Junta celeridad en la consecución de una salida. Lamentó, además, los errores cometidos por la Consejería de Obras Públicas. Tanto en la tramitación del proyecto como en su falta de agilidad para poder alcanzar consenso con los expropiados. "Han tenido cuatro meses para reunirse con ellos y no lo han hecho".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de marzo de 2011