Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | Marcial Álvarez - Actor | EL VIAJERO HABITUAL

A remojo en el Ganges

Hace unos pocos años, un par de amigos propusieron al actor madrileño Marcial Álvarez, uno de los protagonistas de la serie Bandolera de Antena 3, un viaje "muy especial" por India.

¿Qué tuvo de peculiar?

Pues que mis dos amigos son empresarios del cuero y parte del itinerario consistía en visitar varias fábricas en busca de pieles y trenzados.

Vamos, turismo industrial.

Fue muy exótico aunque impactante, porque vimos plantas muy avanzadas, pero también muy pobres. Lo bueno es que entre visita y visita anduvimos por muchos sitios, desde Nueva Delhi hasta Bombay.

Tendrá sus favoritos, ¿no?

Me quedo con los templos de Chennai y en especial con el de Kapaleeswarar -el conjunto escultórico de la entrada es una explosión de color y mide unos 30 metros-, el Taj Majal en Agra y las callejuelas y los mercados callejeros de Calcuta.

¿No hicieron compra?

No, nos quedamos sin apetito viendo el despiece en una carnicería: muy gráfico todo. Creo que era un cerdo (hay mayoría hindú en Calcuta y la vaca es sagrada), aunque solo recuerdo ver vísceras.

¡Qué pena! La comida india es estupenda.

Fue solo ese día. El resto del viaje nos pusimos hasta arriba. Te dicen que no pidas en los puestos callejeros, pero yo no podía contenerme y me ponía fino de biryani [arroz] cada vez que veía un tenderete.

Está hecho un temerario.

Entre nuestras audacias también está la de bañarnos en el Ganges.

Cuesta decidirse, créame. Pero estar en pleno río viendo amanecer sobre Benarés no tiene precio. Aunque conducir en India es sin duda la mayor aventura de todas.

Algo he oído.

Imagínese; elefantes, camellos, motos con seis pasajeros, gente caminando por el centro de la calzada, carromatos, vacas que detienen el tráfico... Lo que más me alucinó fueron los camiones tan generosamente decorados. Los pintan, les ponen telas, molduras... Los hay hasta descapotables.

¿Camiones descapotables?

En las regiones donde menos llueve hasta los personalizan cortándoles el techo con una sierra. ¡Quedan estupendos!

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de marzo de 2011