Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vital y Kutxa rechazan aplazar la deuda de Epsilon y la acercan a la situación concursal

La viabilidad financiera de Epsilon Euskadi se ahoga. Caja Vital y Kutxa han decidido no aplazar el pago de los intereses de los créditos que concedió a esta empresa muy tecnologizada del sector del automovil, radicada en el parque tecnológico de Miñano (Álava) y que en los últimos tres ejercicios ha acumulado unas pérdidas de casi 8 millones de euros. Epsilon se vio abocado a solicitar esta moratoria por los problemas de financiación que tiene y que le han llevado a presentar un procedimiento preconcursal. Vital y Kutxa también han decidido no conceder otro préstamo de un millón de euros que había solicitado Epsilon. Esta firma, cuya cabeza visible es Joan Villadelprat, presentó hace unas semanas un procedimiento preconcursal y desde entonces intenta renegociar los créditos que tiene formalizados con Vital y Kutxa y aplazar los pagos hasta que encuentre un socio inversor.

La firma del motor ha recibido ya 40,2 millones en préstamos y ayudas

También Epsilon ha pedido al Gobierno vasco que avale dicho aplazamiento ya que el Ejecutivo, a través de la sociedad SPRI, es socio mayoritario del parque tecnológico. Las dos entidades comunicaron ayer su decisión a Francisco Berjón, director de los Parques Tecnológicos del País Vasco. Mientras, Industria subrayó que "no tiene la intención de aumentar" el riesgo en Epsilon ya que es la empresa en la que el Gobierno vasco "tiene más riesgo de todo Euskadi" como avalista de algunos créditos. En el supuesto de que esta firma no encuentre un inversor en el plazo máximo de tres meses, entrará en situación concursal, según se admite en el consejo del Parque Tecnológico de Miñano. Epsilon ha sido una firma muy cuidada en las legislaturas anteriores y ha dispuesto de importantes ayudas por parte del Gobierno vasco, principalmente. De hecho, ha llegado a recibir un total de 40,22 millones de euros en préstamos durante los últimos años y ahora se ve envuelta en una delicada situación que compromete su viabilidad y dificulta su refinanciación. En base a las cifras que se van conociendo, desde el ámbito público, las ayudas a Epsilon llegan a los 21,5 millones, procedentes del Ministerio de Ciencia e Investigación (16,537), y Gobierno vasco (5). En ayudas privadas figuran los 16 millones de Vital y Kutxa y los 2,6 millones del Parque de Miñano por la compra de terrenos. A su vez, en el capítulo de subvenciones llega a un total de 6,4 millones, aportados por Gobierno vasco: (1,7), acuerdo presupuestario del Gobierno central con el PNV (3,5) y Diputación (1,2).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de marzo de 2011