El Consell rechaza explicar cuánto ha cobrado Calatrava por sus proyectos

Se ampara sistemáticamente en la confidencialidad de los contratos

¿Cuánto ha cobrado el arquitecto Santiago Calatrava por las grandes obras que ha diseñado y dirigido por encargo de la Generalitat? La pregunta, que se hace más insidiosa tras la revelación por Esquerra Unida de que el contrato para el Centro de Convenciones de Castellón le otorga un 12,5% del conjunto de la obra, con los incrementos correspondientes en función de los sobrecostes, no es nueva. El Consell ha rechazado responderla en las Cortes Valencianas a lo largo de toda la legislatura que ahora termina.

"Desde el año 1995 y hasta el día de la fecha, ¿qué cantidad, detalladamente y por conceptos, ha satisfecho el Consell al arquitecto Santiago Calatrava, o a cualquiera de las sociedades que haya indicado éste como destinatarias de los ingresos, en concepto de honorarios profesionales (anteproyectos, proyectos básicos, proyectos de ejecución, dirección facultativa, etc.) por sus trabajos en la Ciutat de les Arts i les Ciències y en el Ágora?", preguntaba el 29 de abril de 2008 el entonces diputado socialista José Camarasa al consejero de Economía y Hacienda.

Camps se amparó en el volumen de la documentación solicitada
Más información
La Fiscalía investiga el pago de 2,5 millones de la Generalitat a Calatrava

Camarasa preguntaba también por la cantidad que adeudaba el Consell el famoso arquitecto valenciano. Al año siguiente, en agosto de 2009, pedía copia de los contratos suscritos con él. Y la respuesta del consejero, Gerardo Camps, fue invariable: o bien "la información que solicita se considera confidencial" o bien "facilitar esa información a un tercero supondría la vulneración de los derechos de secreto profesional de las partes".La salida de Camarasa de las Cortes Valencianas no hizo que la oposición dejara de preguntar. El portavoz socialista, Ángel Luna, optó por eludir el asunto de los contratos y los honorarios y pidió en junio de 2010 "copia completa" de los expedientes de adjudicación y realización, de los proyectos de modificación y ampliación del proyecto inicial y del expediente de recepción de obra de todos y cada uno de los elementos de la Ciudad de las Artes.

El vicepresidente y consejero de Economía agotó todas las prórrogas posibles para contestar y, al final, Gerardo Camps alegó que "dado el amplio espacio temporal, así como el volumen de toda la documentación solicitada", el diputado tenía que concretar "de forma más específica" la información de los expedientes que quería revisar. "Será puesta a su disposición", concluía. En efecto, Luna precisó sus demandas, pero ya no ha llegado a tiempo de evitar que los plazos de respuesta se agotaran con la legislatura.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las de los socialistas no fueron las únicas iniciativas. Toda la oposición ha insistido en el asunto, pero la diputada de Esquerra Unida Marina Albiol decidió centrarse en un caso un tanto lateral, el del proyecto paralizado del Centro de Convenciones de Castellón. De ahí ha surgido el único contrato con Calatrava al que se ha tenido acceso y que se ha hecho público. Un contrato en el que cobra un 4,5% por el anteproyecto y el proyecto básico, un 4% por el proyecto de ejecución y un 4% por la dirección de obra, todo ello sobre el coste definitivo, es decir, que a más sobrecostes más cobra el arquitecto.

Los sobrecostes han sido, precisamente, el caballo de batalla en las denuncias de la oposición. Unos sobrecostes que se han reflejado en los informes de la Sindatura de Comptes. "Las cifras", ha señalado en relación con la Ciudad de las Artes el órgano fiscalizador en su peculiar lenguaje de auditoría, "ponen de manifiesto desviaciones significativas entre el presupuesto de adjudicación inicial y el presupuesto actualizado con la aprobación de modificaciones y desviaciones en la ejecución de las obras sobre el presupuesto de adjudicación. Estas desviaciones ponen de manifiesto que el proyecto de obra licitado no ha sido suficientemente completo en sus definiciones y que las variaciones sobre el mismo han sido habituales y no excepcionales, como correspondería".

En su informe de 2009, el último hasta ahora, la Sindicatura de Comptes cifró en 1.282 millones de euros el coste total de la Ciudad de las Artes, con unos sobrecostes de 624,8 millones que, en algunos casos, como el del Palau de les Arts, se acercan al 300% del presupuesto inicial.

Si se calculan los honorarios del arquitecto, como ocurre en el contrato del Centro de Convenciones de Castellón, en un 12,5% sobre los costes totales de los edificios, Calatrava habría cobrado una cantidad muy superior a los 100 millones de euros. A ellos habría que sumar, entre otros, los 2,7 millones que ya ha cobrado del Centro de Convenciones, 2,5 de las torres junto a la Ciudad de las Artes, no ejecutadas, y 600.000 euros de la reforma de la dársena de Torrevieja, proyecto que se descartó.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS