Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EL DERBI MADRILEÑO | FÚTBOL | 29ª jornada de Liga

El intenso Khedira

Las mediciones atléticas del alemán fascinan a Mourinho

"Cuidado, que no nos cojan la espalda", repite José Mourinho. La frase es como la lluvia que repiquetea en un techo de latón: "Cuidado, que no nos cojan la espalda". El técnico del Madrid la repite en San Siro, Gerland, El Sardinero o Riazor. Contra todos. La sensación de alerta que traslada a sus jugadores es permanente. Da igual que el objeto de su cautela sea Ronaldinho, Portillo o Kennedy.

El resultado de tanta alarma es un Madrid más atento a las pérdidas del balón que a lo que hace cuando tiene la pelota. Un equipo en el que prospera Sami Khedira y espera Esteban Granero. Aunque Khedira tenga menos sensibilidad en el pie, menos visión de juego, menos pase y menos gol que el canterano. Aunque Granero haya participado de algunos de los mejores momentos futbolísticos del Madrid esta temporada.

Superada la maldición de los octavos en la 'Champions', el Madrid visita hoy a un vecino poco hostil: el Atlético no gana al conjunto blanco desde 1999. Con la duda de Cristiano, afrontan una de sus visitas más duras en su lucha por la Liga (tras situarse a cinco puntos del Barça). El Atlético sigue siendo difícil de reconocer: con Quique Flores en el banquillo no ha repetido alineación en dos partidos seguidos

Con Granero el Madrid tiene más iniciativa y menos pérdidas

MÁS INFORMACIÓN

Para Mourinho, el alemán tiene prioridad. Cuenta con una ventaja. Tras el Mundial de Sudáfrica, la FIFA publicó unas estadísticas nunca antes registradas sobre los récords del campeonato. Khedira batió una marca que deslumbró a su actual entrenador: el tiempo de actividad intensa, un total de 58 minutos de esfuerzos máximos. Una medición de las acciones anaeróbicas realizadas por todos los jugadores a lo largo de la competición reflejaba que el centrocampista podría haberse dedicado al atletismo profesional. Le seguían Xavi, con 57 minutos; Alonso, con 56, y Schweinsteiger, con 54. Precisamente, Schweinsteiger es otro de los jugadores que Mourinho admira.

Puesto a elegir, el portugués elige los centrocampistas que llama box to box. Aquellos con suficiente fondo físico para perder la pelota en campo contrario y recuperar la posición en campo propio, listos para acompañar la jugada y regresar a auxiliar a sus defensas. Con este criterio fichó a Essien para el Chelsea y con esta idea situó a Zanetti como pivote en el Inter. Por eso, si Khedira está bien, no le asaltan dudas. Además, su capacidad atlética le permite recuperar muchos balones: roba uno cada 14 minutos. Granero tarda tres minutos más en robar una pelota: hace un quite cada 17 minutos. No se sabe si porque defiende peor o porque no necesita defender tanto. La estadística revela que Granero no necesita recuperar tantos balones porque, cuando él juega, el Madrid pierde menos la posesión. Con Granero en las últimas dos jornadas, frente al Hércules y el Racing, el Madrid perdió un total de 175 balones. Frente a los mismos rivales en la ida, con Khedira, perdió 205. Es decir: con Khedira el Madrid necesita defenderse más porque tiende a ceder la iniciativa al adversario.

Los veteranos le suelen decir a Granero que se muestre más firme ante Mourinho. Que le demuestre algo de malestar por el trato que recibe cuando tiene más calidad que su competidor por el puesto. Sin embargo, el canterano es demasiado gentil para rebelarse. "Mourinho te ayuda a mejorar", dijo ayer, en una entrevista a Real Madrid TV; "así como tus rivales te ayudan a mejorar, tu entrenador te ayuda a mejorar. Con él no valen las excusas. Es una persona honrada y tiene mil títulos. Ha ganado todo. Es el mejor entrenador del mundo y el día que no te pone no le puedes echar la culpa".

La diferencia que separa lo natural de lo antinatural es cuestión de gustos y a Mourinho le parece que Granero no es lo más natural que tiene a mano para su sistema. Lo dijo en Santander: "Ahora hemos jugado con rombo, sin doble pivote, pero cuando vuelva Cristiano volveremos a emplear el esquema más natural para este equipo".

Para Mourinho, el doble pivote con Khedira es lo natural. Aunque hoy no juegue Cristiano, duda por sus molestias musculares, y Granero garantice tener más la pelota.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 2011