La nueva agenda de reformas prevé un pacto para evitar duplicidades con las autonomías

Zapatero vuelve a convocar a los empresarios e incluye al presidente de la CEOE

Con la agenda de reformas más profundas casi concluida, el Gobierno acelera estos días las tareas pendientes para poder presentar nuevas medidas ante los socios europeos la próxima semana. La más trascendente es la reforma de convenios que ultiman empresarios y sindicatos. Pero a esta medida, ya anunciada, se suma otra hasta ahora desconocida: un pacto de coordinación autonómica para reducir la diversidad en aspectos clave como los horarios comerciales y evitar duplicidades administrativas.

El proyecto, aseguran fuentes del Ejecutivo, trata de mejorar la eficacia en los servicios que prestan estas Administraciones y al mismo tiempo atender las quejas empresariales sobre la dispersión de horarios comerciales. El plan para las comunidades no tendrá rango legislativo, aunque alguna de las medidas, como la relativa a la ampliación de los horarios, sí se plasmará en un texto legal. La vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, abogó ayer en Bruselas por "aumentar la coordinación con la colaboración de las comunidades".

Salgado confía en un acuerdo sobre los convenios antes del próximo día 24

Más información

Una de las vías para ampliar el margen a los comercios consiste en regularlo a través de la ley de servicios profesionales, que está elaborando Economía. Este proyecto recogerá los compromisos adquiridos en la Ley de Economía Sostenible y eliminará trabas (entre ellas la obligación de colegiarse) a determinadas actividades. Precisamente el fomento de la competencia en servicios es otro de los compromisos reformistas que el Gobierno quiere presentar en el decisivo Consejo Europeo del 24 y 25 de marzo. Además de los colegios profesionales, se abordará también la fijación de tarifas de servicios regulados, añaden las mismas fuentes del Ejecutivo.

El Gobierno es consciente de que la negociación colectiva -que de momento abordan en solitario la patronal y los sindicatos- constituye la reforma de mayor calado. Convencido ya de que el acuerdo entre las partes no estará listo en la fecha prevista, el 19 de marzo, el Ejecutivo confía al menos en poder exhibirlo en el Consejo Europeo. "Si lo podemos anunciar el 24 de marzo será una buenísima noticia"?, aseguró ayer Salgado. Para el presidente del Gobierno resulta crucial presentarse ante sus socios europeos con esta reforma bajo el brazo, pues uno de los mandatos del Pacto del Euro que se debe ratificar en la cumbre consiste en vincular más los salarios a la productividad.

La duda estriba en cómo quedará reflejada la productividad en el acuerdo que ultiman los agentes sociales. Porque empresarios y sindicatos están negociando sobre la estructura de los convenios, no sobre contenidos como la política salarial. El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, deslizó ayer alguna indicación al considerar "evidente" que la reforma de la negociación colectiva "va a tener que mejorar" la productividad.

Para explicar el calendario de reformas y los resultados de la cumbre europea, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha convocado a 44 empresas más el presidente de la CEOE, Joan Rosell, el próximo 26 de marzo en La Moncloa. En la anterior reunión, el pasado 27 de noviembre, no se invitó al entonces presidente de los empresarios, Gerardo-Díaz Ferrán, por sus problemas con la justicia.

En aquel encuentro, el primero con este formato de la era Zapatero, hubo baile de nombres hasta el último momento. Al final, acudieron 37 empresarios y se excusaron los presidentes de Mercadona y Cepsa. En esta ocasión, además de las 39 empresas invitadas entonces, la invitación se extiende también a cinco nuevas: Arcelor, Amadeus, Acerinox, CAF y Enagas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 15 de marzo de 2011.

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50