Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps cierra la legislatura sin explicar su relación con Gürtel

Luna y Morera insisten en pedir las facturas que les niegan desde 2009

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, cerró ayer la legislatura sin explicar en las Cortes Valencianas su relación con la trama Gürtel. Dos años después de destaparse la trama de corrupción más importante de la democracia, el jefe del Consell se atrincheró en las mismas manifestaciones que hace dos años para eludir la presión de la oposición.

Si en 2009, Camps presumía de tener la Administración "más transparente de Europa", ayer se conformó con jactarse de tener el Gobierno "más transparente de todos los Gobiernos autonómicos". Camps no alteró ni un ápice el argumentario ante una oposición que le recordó, insistentemente, que nunca ha dado explicaciones claras, que ha impedido el acceso a la documentación relacionada con prácticas irregulares y que recurrió a la falsedad para negar su amistad con Álvaro Pérez, El Bigotes.

El jefe del Consell y Blasco intercambian elogios en el pleno

La sesión se inició con un autobombo que a base de repetirse parece haber perdido ya todo sentido. Aplausos de los diputados populares a la entrada de Camps en el hemiciclo. Intervención del portavoz popular, el consejero Rafael Blasco, para preguntar por alguna cuestión que quiera destacar Camps y elogiar al presidente. Y todo ello sin perder la ocasión de acusar a la oposición de plantear preguntas "más cerca de la psicopatía y del psicoanálisis" que de la realidad valenciana.

Luego vino la dúplica de Camps -que ayer agradeció a Blasco haberse "autoerigido, por circunstancias políticas, en el garante absoluto de la dignidad de la Cámara"-. Y eso en una legislatura, en la que el Grupo Popular ha batido, con Blasco, el record de denuncias en los juzgados contra los diputados de la oposición.

Tras el intercambio floral, a Camps le llegó el turno de lidiar con el socialista Ángel Luna y del portavoz de Compromís, Enric Morera.

El portavoz del PSPV contrapuso la imagen idílica que tiene Camps de la Comunidad Valenciana con los datos económicos que lo contradicen. Y luego acusó al presidente de la Generalitat de degradar la vida democrática valenciana "a niveles increíbles". Luna recordó a Camps que, independientemente del resultado electoral, el día después de las elecciones "tendrá muchos problemas judiciales que no se van a limitar a tres trajes, sino a causas por financiación irregular, malversación de caudales públicos y prevaricación".

Morera, que como Luna recriminó a Camps que firmase el compromiso contra la corrupción del PP, insistió en reclamar la documentación relacionada con la trama corrupta. "Con más de medio millón de parados, una deuda impresionante y la corrupción, ¡estamos servidos!", afirmó.

Camps lamentó que Luna y Morera se metan presión para ir a las Cortes "con agresividad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de marzo de 2011