Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Carlos Revilla, el médico que fichó Adolfo Suárez

Ocupó relevantes cargos con el PSOE y el CDS y fue neurólogo del expresidente

El cirujano y neurofisiólogo Carlos Revilla, fallecido ayer a consecuencia de un infarto en la madrileña Clínica Cemtro, nació en Madrid en noviembre de 1932. Estudió Telecomunicaciones en la Universidad Técnica Superior de Berlín, pero terminó decantándose por el ejercicio de la medicina tras cursar estudios de esa disciplina en la Universidad Libre de Berlín. Más adelante amplió estudios en las universidades de Madrid y Granada. En 1973 fue nombrado profesor numerario de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

Temprano militante en la oposición al franquismo, se sumó a las Juventudes Socialistas en 1963 y en 1966 ingresó en el PSOE y en la UGT. Fue coordinador general del partido en la República Federal de Alemania, donde desempeñó una valiosa función de enlace entre la poderosa socialdemocracia de Willy Brandt y el socialismo español, en pleno proceso de reorganización.

En 1977, en los primeros comicios generales demócraticos, fue candidato al Congreso en las listas del PSOE, pero no resultó elegido. En 1978, durante el III Congreso de la Federación Socialista Madrileña, fue elegido secretario de Cultura del PSOE madrileño. En ese mismo año, tras la fusión entre el Partido Socialista Popular (PSP) de Enrique Tierno Galván y el PSOE, Carlos Revilla pasaría a formar parte del reducido comité de asesores directos de Tierno, con el que un año después sería concejal del Ayuntamiento de Madrid.

A finales de abril de 1979 tomó posesión de la presidencia de la Diputación madrileña. Su paso por la institución fue efímero: en enero de 1981, enfrentado con un sector de su partido, entre otras cuestiones, por diferencias en el modelo de la gestión del Hospital Provincial madrileño, dimitió de su cargo en la Diputación y renunció a su acta de diputado regional. Pese a sus tensiones con el PSOE, en los momentos más críticos del intento de golpe de Estado del 23-F fue uno de los principales enlaces del partido con el Gobierno Civil de Madrid.

Sancionado con dos años de suspensión de militancia, en septiembre de 1982 -un momento en el que el partido con el que se había opuesto a Franco y hecho la Transición estaba próximo a tocar sus máximas cotas de poder- abandonaba definitivamente esa formación política, dimitiendo además como concejal.

En enero de 1983 se sumó al Centro Democrático y Social (CDS), partido fundado apenas seis meses antes por Adolfo Suárez. El doctor Revilla asumiría el área de Sanidad. En las elecciones autonómicas de Madrid de mayo de 1983, el partido de Suárez presentó a Carlos Revilla como candidato a la presidencia regional, pero el CDS no logró ningún escaño. Revilla sí obtendría con el CDS actas en el Congreso de los Diputados en 1986 y 1989.

Tras el giro a la derecha del CDS y la dimisión de Suárez como presidente del partido, Revilla se centraría en el ejercicio de la medicina. Política y personalmente, Carlos Revilla era un hombre muy cercano a Suárez, a quien visitaba asiduamente como médico desde que el expresidente del Gobierno cayera enfermo de alzhéimer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de marzo de 2011