Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El puerto de Tarifa no aportó garantías de protección ambiental

La ampliación del puerto de Tarifa, un proyecto que se lleva tramitando desde 2004, "supone un riesgo importante sobre algunos valores del Parque Natural del Estrecho, que forma parte de la Red Natura 2000". Así se identifica en la resolución que el Ministerio de Medio Ambiente dictó el 8 de febrero y que está a punto de publicarse en el Boletín Oficial del Estado. La declaración de impacto ambiental es desfavorable porque el proyecto "previsiblemente causará efectos negativos significativos sobre el medio ambiente" y "las medidas previstas por el promotor no son una garantía suficiente de su completa corrección o su adecuada compensación".

En la declaración se hace un repaso de la tramitación del proyecto y de las amenazas de estas obras, diseñadas para ampliar el tráfico marítimo hacia Marruecos. El ministerio considera que el puerto "no ha aportado información sobre determinadas acciones del proyecto que pudieran tener impactos ambientales significativos, como las relacionadas con la obtención de los materiales de préstamo u otros aspectos como la realización de voladuras". También se alerta en la resolución de que "no se han evaluado algunos impactos potencialmente significativos como las afecciones a la población por ruido o contaminación atmosférica".

Respecto a los perjuicios que podría provocarse al parque del Estrecho, Medio Ambiente señala posibles "eventos de contaminación marina" sobre las "comunidades biológicas presentes en la isla de Tarifa". También se afirma que la ampliación supondrá "afecciones a cetáceos por la posibilidad de un incremento de colisiones y de contaminación acústica debido al aumento de tráfico y las nuevas rutas". En la declaración de impacto se hace hincapié en los futuros daños a dos especies protegidas: la tortuga marina y la lapa ferrugínea (Patella ferruginea), esta última en peligro de extinción. Además, también se señala "el incremento del riesgo de afecciones a las aves marinas por posibles accidentes y vertido de contaminantes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de marzo de 2011