Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:CERTAMEN INFORMÁTICO

Una feria subida a la 'nube'

El CeBIT de Hanóver consagra la tendencia del sector tecnológico hacia el guardado de todos los archivos en la Red y no en el ordenador

En la edición de 2010 de la feria de tecnología de Hanóver, CeBIT , España fue el país invitado. En esta ocasión lo es Turquía. Angela Merkel, canciller alemana, y el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan, fueron los encargados de la inauguración oficial, a la que también asistió el consejero delegado de IBM, Sam Palmisano. Durante la ceremonia, Merkel hizo hincapié en la creciente importancia de la tecnología y las redes sociales para propiciar cambios en el norte de África.

El tema estrella de este año es el cloud computing, la computación en la nube, en español. Se trata de disfrutar de los archivos desde Internet en lugar de tenerlos albergados en el ordenador. De esta manera están accesibles desde cualquier máquina y siempre actualizados.

La cita de Hanóver se resiente de la competencia de Las Vegas y Barcelona

Merkel destaca el papel de las redes sociales en las revueltas árabes

De hecho, el consumidor la usa, seguramente sin advertirlo, al guardar sus imágenes en Flickr, o consultar el correo de Gmail, Yahoo! o Hotmail. El lema de este CeBIT es "Trabajar y vivir en la nube" . Los grandes retos para ganarse la confianza del internauta son el acceso en caso de emergencia o desconexión y las garantías sobre la privacidad de los datos albergados remotamente.

La feria ha conseguido atraer 50 expositores más que en 2010, hasta alcanzar la cifra de 4.200 expositores. Hace tres años eran 6.000. Apple, como con otras grandes ferias, no acude, y la cita alemana se encuentra con que la electrónica de consumo acude al certamen de Las Vegas y la telefonía móvil tiene su cita en Barcelona.

A pesar de la eclosión de tabletas, muchas todavía como prototipo o pendientes de actualización a la última versión de Android, no hay novedades entre las marcas más conocidas más allá del ASUS MeMo y el MSI Dual Pad. La mayoría son réplicas con pequeños cambios de lo que ya hay en el mercado. Si hay un sector que se echa en falta es el del móvil. Solo LG ha traído su terminal estrella, un Android, que al igual que la portátil de Nintendo reproduce vídeo en tres dimensiones sin gafas y también graba gracias a una doble cámara trasera.

La organización hace un notable esfuerzo por atraer a los más jóvenes, no solo a través de programas de búsqueda de talento, sino también con un campeonato mundial de videojuegos patrocinado por el fabricante de procesadores Intel. Todo un pabellón está dedicado para este evento en el que más de 1.000 espectadores, silenciosos al principio y animando al final de las partidas, observan con emoción la evolución del torneo. Cuenta hasta con comentaristas de estilo parecido al de las retransmisiones televisivas.

Sony y Nintendo, gigantes japoneses del videojuego, también están presentes. La primera con un tráiler que simula un hogar muy tecnológico donde invita a descansar jugando unas partidas. La segunda con la ya clásica Wii y con un cubículo adicional dedicado a su lanzamiento estrella, la consola Nintendo 3DS que acaba de salir en Japón y llega a Europa a finales de mes.

La industria del automóvil también está atenta a las nuevas tecnologías, no solo para mejorar los motores o la conducción sino también para dar más comodidad a quien está al volante. Ford ha presentado su tecnología de sincronización de los dispositivos que lleva el coche que pueden ser controlados por la voz.

Entre Windows 7 y Android

Pocas novedades en el ordenador más de moda, la tableta. Android 3.0, el primer sistema operativo de Google pensado netamente para las tabletas y no para teléfonos como había hecho hasta ahora, se dirige más al usuario que busca navegar, mandar correos, leer y usar contenido multimedia. Windows 7, la gran apuesta de Microsoft para recuperar la confianza tras las críticas sobre Windows Vista, se presenta como un entorno capaz de funcionar en ordenadores personales y tabletas indistintamente.

En CeBIT hay tabletas en ambas plataformas. Destacan los modelos de Fujitsu con Windows 7, cuyos aparatos hasta el momento costaban alrededor de 2.000 euros. Los nuevos ordenadores de mano mejoran las prestaciones y el diseño y bajan sensiblemente el precio. Stylistic Q550 tiene 10 pulgadas, procesador Intel Atom (como los de los miniportátiles), conexión a Red por wifi y con 3G opcional, pesa casi un kilo y salió ayer a la venta en Europa, el mismo día de la presentación. El pecio es de 699 euros.

Más extraño resulta el caso de Asus, la compañía taiwanesa que se popularizó tras su firme apuesta por los miniportátiles. No solo presenta varias tabletas basadas en Android Honeycomb (nombre coloquial de la versión 3.0), una especialmente interesante, de nombre MeMo y con pantalla de 7 pulgadas, sino que también proponen un miniportátil con este sistema operativo.

Asus quiere explorar las posibilidades de una tableta en el cuerpo de un portátil al uso, con teclado, cierre de bisagra, puertos USB laterales... Se llama Eee Pad Transformer, se vio en el Ces de Los Ángeles, y está previsto que llegue a las tiendas en el mes de junio.

El fabricante taiwanés MSI innova con una tableta de doble pantalla. Se llama Dual Pad, usa Windows 7 y consiste en dos pantallas de 10 pulgadas que pueden funcionar por separado, pero que al unirse comienzan a funcionar como un ordenador; una ejerce de monitor tradicional aunque táctil, y la otra de teclado. Recuerda en el funcionamiento al Acer Iconia, solo que permite que dos personas lo usen al mismo tiempo haciendo diferentes funciones. La compañía colecciona miradas de sorpresa, pero no desvela ni precio ni fecha de lanzamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 2011

Más información