Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | 25ª jornada de Liga

El Valencia aparta a Miguel

El defensa llegó de nuevo con una hora de retraso al entrenamiento

La gota que colmó el vaso. El Valencia decidió ayer apartar del equipo al lateral portugués Miguel Brito tras su enésimo acto de indisciplina. Una vez más, Miguel llegó tarde, esta vez una hora larga, a la sesión de entrenamiento del equipo, que estaba prevista para las 10.30 de la mañana y a la que los jugadores tienen que acudir obligatoriamente media hora antes. Por la tarde, el club decidió abrir expediente disciplinario al jugador y apartarle "por un tiempo indefinido" del equipo. Mientras se resuelve el expediente, Miguel "trabajará al margen del grupo y no participará en la competición", según cita el comunicado.

A su rendimiento deportivo inconstante, Miguel sumaun desorden horario en el que recae con reincidencia. La temporada pasada acumuló dos demoras en la llegada a sus obligaciones. En una de ellas, llegó tarde a la fotografía oficial del equipo. Propósitos de enmienda y de reinserción por parte del portugués, multas económicas impuestas por el club y pérdida de la titularidad y del favor de la grada han sido el precio que ha pagado Miguel en repetidas ocasiones por su apego a la cama.

Cuestiones menores, en cualquier caso, comparadas con los problemas que tiene pendientes con la Fiscalía de su país, que le acusa de tenencia ilícita de armas tras un altercado sucedido en una discoteca de Lisboa en las navidades de 2009 y en el que, al parecer, Miguel anduvo de por medio. El fisco luso también reclama deudas al defensa.

Dos temporadas atrás, otro portugués del Valencia, Manuel Fernandes, en la actualidad cedido al Besiktas, resultó detenido junto a unos amigos y pasó una noche en la comisaría de Valencia, tras una multitudinaria discusión en un local de copas. A Fernandes, cómo no, le acompañaba Miguel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2011