Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Francisco Llinás, combativo crítico de cine y actor eventual

Su ilusión era desmontar el "aparato cinematográfico español"

Francisco Llinás fue un agudo crítico de cine, traductor y editor de libros, actor eventual y hasta accidental productor, siempre malhumorado por el cine que le tocaba ver, aunque también apasionado cuando la causa, a su juicio, merecía la pena. Desplegó sus iras y contentos en publicaciones como Diario de Mallorca (había nacido en esa isla en 1945), y más tarde en la mítica revista Nuestro Cine, así como en Cambio 16, Posible, Liberación, Diario 16, La Mirada, Viridiana...

Formó parte del colectivo juvenil denominado Marta Hernández, que desde una radical perspectiva de izquierdas arremetió durante los años ochenta contra todo bicho viviente. Su ilusión era desmontar el denostado "aparato cinematográfico español", quimera que Paco Llinás prolongó en la revista Contracampo, sufragada por él mismo con el dinero de una pequeña herencia. En esa revista analizaba, en palabras de Asier Aranzubia, el "complejo aparato ideológico en el que se reproducen las mismas relaciones de producción propias del sistema capitalista, y en el que se cruzan, o mejor, chocan, los intereses de los distintos sectores implicados en dicho aparato (productores, distribuidores, exhibidores, profesionales, críticos...)". Tampoco se omitían furibundos ataques a la izquierda parlamentaria "desprovista de una política real de animación cultural" e impulsora de leyes defectuosas, o a las centrales sindicales, "sumidas en una progresiva atonía".

Desde el colectivo Marta Hernández arremetió contra todo bicho viviente

Hombre, pues, combativo, Llinás dirigió un cortometraje, Abrir las puertas al mar (1970), el mismo año en que intervino como actor en la película amateur de Ricardo Franco El desastre de Annual. Por su peculiar físico, que ya anunciaba dolencias graves, fue reclamado para intervenir en varias películas: El espanto surge de la tumba (Carlos Aured, 1973), Tú estás loco, Briones (Javier Maqua, 1980), Nacional III (Luis García Berlanga, 1982) y algunas otras.

Llinás escribió libros sobre Fernando Fernán Gómez, Ladislao Vajda y José Antonio Nieves Conde, entre otros, y al frente de su editorial Verdoux editó textos originales o traducciones, a veces propias, que dieron cuenta de aspectos desconocidos del cine de Hollywood o de América Latina. Convaleciente de la amputación de una pierna, fue internado hace dos años en un sanatorio madrileño, donde falleció el lunes pasado a causa de complicaciones de la diabetes que padecía. Fue un buen tipo, enfrentado al mundo a través del cine.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de febrero de 2011