Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miranda afirma que si Vázquez no abre su "pazo" a los técnicos es porque "esconde algo"

El cruce de acusaciones entre PP y PSOE, que prefigura el tono de la próxima campaña a las municipales, prosiguió ayer. Los populares redoblaron sus ataques a Pachi Vázquez por las obras presuntamente irregulares en su casa. Mientras, el líder socialista evitó repetir las acusaciones a Feijóo, sin aportar pruebas, de connivencia con el narcotráfico, pero arremetió contra el Gobierno del PP, al que atribuyó una estrategia para "chantajear" a la oposición.

El portavoz del PP gallego, Antonio Rodríguez Miranda, instó a Vázquez a abrir el próximo martes "las puertas de su pazo" en San Amaro (Ourense) a los técnicos de la Axencia para a Protección da Legalidade Urbanística (APLU), que pretenden inspeccionar las obras sin licencia realizadas en la vivienda. Según Miranda, si Vázquez no les permite entrar, eso significará que "esconde algo". El líder socialista pagó 80 euros por una licencia para retejar su vivienda, obra presupuestada en 4.000 euros. En realidad, acabó ampliando la casa, un proyecto que, según el PP, le ha costado 160.000 euros.

El dirigente popular se mostró convencido de que las "irregularidades fiscales y urbanísticas" de Vázquez "comprometen su futuro político". Pese a las preguntas de los periodistas, interesados en saber si el PP tomará medidas legales después de que Vázquez vinculase con el narcotráfico a Feijóo, Miranda se limitó a señalar: "Cada uno es responsable de lo que dice". El número tres del PP aseguró que tiene constancia de que el socialismo gallego está "avergonzado" por las palabras de Vázquez

El líder socialista, por su parte, negó que se la haya comunicado la visita el próximo martes de inspectores urbanísticos y acusó a Miranda y a Alfonso Rueda de "mentir todos los días". Vázquez aseguró que el PP "usa la Administración" para "atemorizar y chantajear a quien no piensa como ellos". El dirigente socialista también explicó que su ataque a Feijóo no fue fruto del acaloramiento. "Ninguna improvisación. Dije lo que dije y ya está", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 2011