Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta liquida Santana con 790 prejubilaciones tras fallar la venta

La medida afectará a todos los trabajadores que tengan más de 50 años - El parque industrial de Linares se queda solo con 300 empleados

Santana Motor ya es historia. La única industria automovilística de capital andaluz, en manos de la Junta desde 1994, acaba una singladura de 55 años de vida en Linares (Jaén). El Gobierno andaluz, incapaz de vender la compañía por la recesión del sector de la automoción en los últimos años, ha decidido poner fin a una etapa de "decadencia industrial" en Santana, según admitió ayer la consejera de la Presidencia, Mar Moreno. Y lo va a hacer liquidando la empresa con casi 800 prejubilaciones -todos los mayores de 50 años- y dejando el parque empresarial de Santana con apenas 300 trabajadores.

A esta cifra habrá que sumar los que generen las cinco nuevas empresas que se asentarán en la ciudad al albur del Plan Linares Futuro. Serán firmas de sectores emergentes, y desvinculadas de la automoción.

Los 1.200 trabajadores de Santana y de su industria auxiliar conocieron ayer los detalles del nuevo plan de futuro para Linares consensuado entre el Gobierno andaluz y los sindicatos UGT y CC OO, y hoy miércoles lo someterán a votación.

El eje principal pasa por ejecutar el Plan de Acción Social (PAS) del año 2008 en lo referente a prejubilaciones. De ellas se beneficiarán todos los mayores de 50 años provenientes de la empresa matriz Santana que, tomando como fecha de corte el 15 de febrero, serían 791 trabajadores, lo que supone el 66% de la plantilla actual del parque empresarial, según fuentes de la compañía. Todavía no está calculado el coste de este ajuste laboral, pero ya se habla de una cifra no inferior a los 100 millones de euros.

Otros 300 trabajadores se mantendrán en empresas consolidadas en el parque empresarial y se calcula que se crearán otros 100 empleos en las cinco empresas que, con carácter inmediato, se asentarán en las instalaciones de Santana dentro del Plan Linares Futuro. Sus nombres los desvelará el consejero de Economía, Antonio Ávila, en su visita a Linares mañana, pero ya se sabe que estarán vinculadas a sectores emergentes, como las energías renovables.

El cambio sustancial acordado con los sindicatos es que estas firmas no tendrán compromisos de subrogación de personal antiguo de Santana. "Queremos empresas viables que se sustenten por sí mismas, sin ataduras", indicó un directivo de Santana. A su juicio, esta es la única manera de "hacer atractiva" la llegada de nuevos proyectos industriales.

De esta forma, se pone fin a la fabricación de vehículos, que ha sido la razón de ser de Santana desde su creación en 1956. En realidad, se renuncia a la producción de coches de combustión, pero no se descartan otras opciones. Según la compañía, la intención, como apuesta estratégica a medio plazo, sería fabricar vehículos electrónicos con una cadencia de producción adaptada a las instalaciones de la actual factoría Santana, es decir, de entre 20.000 y 30.000 vehículos anuales.

Mar Moreno valoró el acuerdo alcanzado con los sindicatos, pues, a su juicio, supone "encarar el futuro con muchas más herramientas, más posibilidades y con más confianza, abriendo y diversificando, garantizando la implantación en Linares y en su comarca de empresas pujantes y de nuevos sectores".

Solo en la última década, Santana ha perdido 270 millones de euros, fruto de la caída en la producción de vehículos, que pasó de los 42.754 en el año 2000 a apenas 800 el último año..

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 2011