Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Lydia Kúper, veterana traductora del ruso

Lydia Kúper, fallecida el martes pasado, nace en Lodz (Polonia) en 1914, en el seno de una familia de orígen judío, cuando la ciudad aún forma parte del imperio ruso. Tras morir su padre, se traslada a Odesa con unos parientes, hasta que, a raíz de la Guerra Civil rusa, estos emigran a Vigo. Estudia Filosofía y Letras en Madrid y se casó a los 21 años con Gabriel León Trilla, uno de los fundadores del PCE.

Interrumpida su carrera docente por la Guerra Civil, gracias a su dominio del ruso comienza a prestar servicios en calidad de intérprete en el Estado Mayor de la República y para la numerosa delegación de asesores militares soviéticos.

Finalizada la contienda civil abandona nuestro país en uno de los últimos aviones que salen de España junto con un selecto grupo de militantes comunistas. Tras un aterrizaje forzoso en Orán, llega a París, donde se reúne con un nutrido contingente de exiliados españoles para partir posteriormente hacia un largo exilio en la Unión Soviética, donde ya se encuentra su madre. Algunos de sus familiares que permanecen en España son represaliados por su fidelidad a la República.

El hecho de ser la esposa de Trilla, ya expulsado por entonces del partido, no le favorece precisamente en un Moscú que dista mucho de ser el paraíso socialista prometido y en el que, además, el antisemitismo está a la orden del día. En la URSS los traductores desempeñarán una función crucial para la clase dirigente del PCE, que no dominaba el ruso, por lo que Lydia pronto se incorpora a la plantilla de intérpretes de la escuela en la que se forman los cuadros del partido.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, reclama sus servicios Ediciones en Lenguas Extranjeras, la editorial del Estado soviético en la que colaboran otros prestigiosos traductores españoles. Gracias a un acuerdo firmado entre la Cruz Roja y el régimen franquista regresa a España en 1957. Arturo del Hoyo le ayudará a retomar su dedicación a la traducción literaria en la editorial Aguilar junto con otros traductores exiliados en la URSS, que también retornan a España por esas fechas.

En esta nueva etapa Lydia Kúper seguirá haciendo gala de la gran vitalidad que mostró hasta los últimos años de su vida, en los que tuve el privilegio de que me abriera sus puertas y confiara buena parte de su memoria, y traducirá a autores de la gran literatura rusa como Dostoievski, Goncharov, Makárenko, Makanin, Pasternak, Pushkin, Mandelshtam o Tolstói.

Junto con figuras de la talla de Arnaldo Azzati, Isabel Vicente, José Laín Entralgo, Luis Abollado y Augusto Vidal formará parte del Grupo de Moscú, un extraordinario conjunto humano al que debemos buena parte de las traducciones de los grandes clásicos rusos que se editarán en nuestro país a partir de la década de los años cincuenta del siglo XX.

Marcos Rodríguez Espinosa es profesor titular del Departamento de Traducción de la Universidad de Málaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de febrero de 2011