Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Tura Satana, la actriz que inspiró a Tarantino

Creó un icono de 'chica mala' en 'Faster Pussycat! Kill! Kill!'

Tura Satana, fallecida el pasado día 4, quedó atrapada en el tiempo en 1965. Aquel año interpretó a Varla, la chica mala por excelencia, en Faster Pussycat! Kill! Kill!, de Russ Meyer, una joya de la serie B. La historia de tres gogós aburridas en busca de emociones es tan fundamental para los amantes del camp como para los revivalistas del rock de los cincuenta, los fanáticos de los sesenta y los estudiosos del punk.

The Cramps hicieron una versión del tema principal y la imagen de Poison Ivy está directamente sacada de allí; es la mejor película de la historia para John Waters y una de las favoritas de Tarantino. Durante años se especuló con que este último haría un remake, pero la verdad es que Kill Bill no es más que una puesta al día de ese filme y The Bride, el personaje de Uma Thurman, una revisión de la Varla de Tura Satana. Lo increíble es que creó el personaje a su imagen y semejanza.

Aseguraba que fue violada a los 10 años y que por eso se marchó de casa

Tura Satana nació en la isla japonesa de Okinawa en 1938. Su padre era de ascendencia nipona y filipina; su madre medio cheyenne, medio escocesa. Se mudaron a California justo antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial y Tura, junto a su familia, fue confinada al final del conflicto bélico en el campo de internamiento para estadounidenses de origen japonés de Manzanar.

Una vez liberados se trasladaron a Chicago. Pero allí las cosas no mejoraron. Su aspecto exótico e inequívocamente asiático la colocaron en la diana de las burlas de sus compañeros del colegio. Cuando se desarrolló físicamente, cosa que al parecer ocurrió muy pronto, las burlas se convirtieron en acoso sexual. Ella aseguraba haber sido violada por cinco hombres cuando solo tenía 10 años. "En vez de mandar a los violadores a la cárcel, sobornaron al juez y fui yo la enviada a un correccional", contaba. Aseguraba que a raíz de aquello sus padres la echaron de casa y ella se convirtió en la líder de una banda callejera de chicas. Contaba que aprendió kárate y aikido y que durante 15 años se dedicó a perseguir a sus agresores uno a uno para vengarse.

Es difícil distinguir la leyenda de la realidad. También aseguraba haber sido novia de Elvis, con el que ciertamente le unió al menos una amistad. Porque lo que sí es cierto es que dejó su casa siendo una niña y comenzó una vida itinerante. A los 14 años ya era bailarina, a los 15 ya era "bailarina exótica" y modelo fotográfica de desnudos. A principios de los sesenta comenzó una carrera cinematográfica con pequeños papeles en películas como Irma la dulce de Billy Wilder. Después seguiría actuando en un puñado de películas hasta que, en 1972, desaparece de golpe de la vida pública. Algunos dicen que fue por culpa de un examante que le disparó. Ella aseguraba que no se quería plegar a las exigencias sexuales de los directores. El hecho es que poco se sabía de ella hasta el anuncio de su muerte. Tampoco hacía falta. Su mito ha superado con mucho su vida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 2011