Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CAM avisa de que el crédito no fluirá a medio plazo

Caja Mediterráneo (CAM) defendió ayer ante los empresarios alicantinos que las últimas medidas tomadas por el Gobierno para regular el sector financiero van a seguir evitando que el crédito fluya en el medio plazo. Así lo explicó la directora general de la CAM, Maria Dolores Amorós, durante un encuentro que los máximos responsables de la entidad mantuvieron con empresarios de la patronal alicantina (Coepa) y con el Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante (Ineca), según fuentes presentes en la reunión. Amorós argumentó que si las entidades necesitan incrementar sus dotaciones por exigencia legal dispondrán de menor liquidez.

La necesidad de crédito fue, de hecho, el punto estrella del encuentro entre los empresarios presentes (y que representaron a distintos sectores económicos con peso en la provincia) y la CAM. Buena parte de las intervenciones empresariales transmitieron a la entidad la necesidad de agilizar el crédito como paso previo necesario para que mejore la situación económica en el país.

Esta no es la primera reunión que mantiene la CAM con Coepa para hablar de la fusión fría. Ayer los dirigentes de la caja detallaron el proceso de integración con Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura y realizaron una exposición de la situación económica general y alicantina. El ambiente fue cordial. Amorós centró su intervención en explicar el contexto económico actual y las incertidumbres de futuro.

La caja no se aleja

Y el presidente de la CAM, Modesto Crespo, que también presidirá el Banco Base resultado de la citada fusión, trató de despejar incertidumbres y garantizó que la creación del nuevo banco con la sede central en Madrid "no va a suponer distanciamiento con el empresariado y la sociedad de la provincia de Alicante". Con estas garantías, Crespo respondía a las críticas que desde muchos ámbitos se lanzaron a la fusión por la que finalmente se decidió la CAM y en la que la entidad no se garantizó la mayoría pese a ser la de más tamaño. El acuerdo con Cajastur fue visto como una pérdida de poder que pasará factura en la realidad de la provincia porque aleja el centro de decisión.

Tras esta reunión, Crespo recordó que la fusión supondrá 1.200 salidas de la CAM, de las cuales alrededor de 900 serán prejubilaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 2011