Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las prácticas contra el mercado cuestan 3.000 millones en los contratos públicos

Competencia critica que las comunidades contraten con firmas de la región

Las arcas públicas se ahorrarían cerca de 3.000 millones de euros si no se incurriera en prácticas anticompetitivas en la licitación y la adjudicación de los contratos públicos, según la Comisión Nacional de Competencia (CNC). Luis Berenguer, presidente de este organismo, explicó ayer que "se observa que en ciertos contratos públicos, sobre todo en la mayoría de las comunidades autónomas, existe una cierta tendencia a adjudicar contratos a empresas de la misma región".

Durante la presentación de la Guía de la contratación pública y la competencia, Berenguer destacó que los contratos públicos que se cierran anualmente en España suponen un gasto de 150.000 millones de euros y las prácticas colusorias entre los licitadores pueden suponer que los precios de los bienes y servicios contratados se encarezcan en más de un 20%, según las estimaciones de la CNC.

Berenguer afirmó que las prácticas de colusión están "generalizadas" en las distintas comunidades autónomas, así como en todos los sectores de la actividad que acuden a los concursos y recordó la capacidad que tienen los funcionarios para denunciar estas prácticas. "Las Administraciones públicas son las principales víctimas", apostilló el presidente de la CNC.

Entre las prácticas más extendidas se encuentran las de empresas que se presentan siempre a los concursos a pesar de que nunca resultan ganadoras, lo que hace sospechar a la CNC que obtienen algún tipo de compensación parte de las empresas adjudicatarias. La guía presentada ayer trata de mejorar los procedimientos para la realización de los concursos públicos y recomienda a los funcionarios de las Administraciones públicas que pongan las posibles sospechas de colución en conocimiento de la CNC para que este organismo pueda iniciar una investigación que siempre guardaría la confidencialidad y sancionaría si probara irregularidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 2011