Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
REDES

Entregados los últimos paquetes de direcciones IPv4 de Internet

Europa agotará este verano el protocolo de la Red - Urge el cambio al sistema IPv6, que permite crear 340 sextillones, suficientes para todas las máquinas

Las direcciones IPv4 de Internet se agotan y la transición al protocolo IPv6, que multiplica exponencialmente el número de direcciones disponibles y mejora su funcionalidad, no está consumada. La agencia que gobierna los dominios de Internet ha entregado los últimos cinco bloques de direcciones con el protocolo IPv4. Cada uno de estos bloques, con 16.777.216 direcciones se envían a cada una de las cinco regiones en las que está organizado el reparto de las mismas (Europa-Oriente Próximo, Norteamérica, Latinoamérica-Caribe, África y Asia-Pacífico).

La citada agencia, IANA, distribuye los bloques en función de las peticiones de cada zona, pero se comprometió a que los últimos 5 bloques se repartirían al mismo tiempo a cada una de las regiones para evitar que la mayor demanda de peticiones en las regiones desarrolladas permitiera un acopio de las últimas direcciones. El último peticionario, cuando quedaban siete paquetes, fue la región Asia-Pacífico, aunque el trámite de entrega se demoró ya que la agencia receptora está ubicada en Australia y las inundaciones crearon problemas técnicos.

Cada región del mundo ha recibido más de 16 millones de direcciones

El 8 de junio, una gran campaña alertará sobre la necesidad del IPv6

Es vital que los proveedores de acceso adopten el nuevo sistema

Por regla general, un nuevo bloque se entrega a una región cuando apenas dispone de un 20% de direcciones libres para evitar su agotamiento. Pero ahora, no hay más. En Europa, por ejemplo, se calcula que las direcciones con el protocolo IPv4 se agotarán definitivamente en agosto-septiembre de este año, explica Jordi Palet, director de Consulintel y miembro del comité operativo de IPv6 Task Force. En África y Latinoamérica se agotarán en el 2014.

IPv4 usa direcciones de 32 bits y tiene capacidad para generar unos 4.294 millones de direcciones únicas (2 elevado a la potencia 32). El salto a IPv6, donde las direcciones tienen 128 bits, permite disponer de unos 340 sextillones (2 elevado a la potencia 128). Prácticamente inagotables. Ahora ya coexisten los dos protocolos, pero la transición es lenta.

El próximo 8 de junio, importantes empresas de Internet como Google, Facebook o Yahoo! han anunciado una acción para impulsar la transición hacia el nuevo protocolo. Ese día, sus servidores trabajaran de forma prioritaria con IPv6 de tal manera que los internautas cuyo proveedor de acceso todavía trabaje únicamente con el viejo protocolo pueden tener dificultades para acceder a ciertos servicios.

Yahoo!, explica Palet, ha calculado que un 1% (1.000.000) de los internautas que acudan a sus servicios pueden tener problemas serios ese día. Obviamente, estos sitios no pueden sostener la acción durante muchos días porque la pérdida de internautas es pérdida de negocio. "Plantean la acción como una señal de alarma".

Según Palet, los sistemas operativos ya admiten IPv6. El internauta no debería tener problemas si su proveedor de acceso también trabaja con IPv6. Obviamente es aconsejable el cambio del router doméstico, pero las operadoras pueden ofrecer una solución transitoria gracias a una maniobra de tunelización. El problema está en la adaptación por parte de los proveedores de acceso. "No se trata de una operación costosa. Puede suponer unos 100.000 euros por cada millón de clientes".

Cuando se hayan agotado las direcciones IPv4, quien no disponga de IPv6 tendrá problemas con algunos servicios que exijan conexión de extremo a extremo. Por ejemplo habrá dificultades de conexión telefónica vía Internet con alguien que trabaje con IPv6 si el otro internauta no puede emplear este protocolo.

El reparto en cada región de este último paquete de direcciones se hará mediante petición justificada de los proveedores de acceso ya existentes y se reservarán una cantidad mínima, 500 por operador, para suministrar a nuevos proveedores de acceso para que puedan administrar la coexistencia de ambos protocolos durante el tiempo que ésta dure.

La necesidad de IPv6 se asocia, entre otras razones, a la conveniencia de que cada máquina pueda tener su propia dirección de Internet para comunicarse con las otras máquinas. Es el Internet de las cosas. Si las direcciones IPv4 no se han agotado antes es debido al empleo de direcciones de uso interno que no se reconocen en Internet.

La IANA reservó un grupo de direcciones (las que empiezan por 10, 172 y 192) y no las distribuyó. Estas direcciones las puede usar, por ejemplo, una empresa para organizar las conexiones internas de sus empleados que cuando salen a Internet lo hacen a través de una dirección pública de la compañía.

"Estas direcciones internas pueden ser las mismas en muchas empresas y ello ha creado problemas, por ejemplo, en el caso de fusiones. Cuando HP se fusionó con Compaq se encontraron con que ambas compañías tenían máquinas con las mismas direcciones internas y tuvieron que renumerarlas", explica Palet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2011