Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Círculo de Empresarios cuestiona el Estado autonómico

La asociación viguesa asume las tesis de la FAES de Aznar

Receta clásica del liberalismo económico: para salir de la crisis lo mejor es reducir el Estado. Lo dijo ayer en Madrid el ex presidente del Gobierno, José María Aznar: "España no puede competir ni en Europa ni en el mundo con unas comunidades autónomas aspirando a convertirse en mini-Estados. Simplemente no es posible". Presentaba un informe en la Fundación para el Análisis y Estudios Sociales (FAES), también conocida como el laboratorio de ideas del Partido Popular. Al mismo tiempo, representantes del Círculo de Empresarios de Galicia hacían algo parecido en Vigo con el documento Repensar el Estado, donde reclaman medidas para "el adelgazamiento del aparato administrativo, la reducción de organismos innecesarios y un nuevo reparto de competencias que eviten duplicidades caras, molestas e inútiles".

Proponen cerrar el modelo autonómico a nuevos traspasos de competencias

El Círculo, que ha solicitado en varias ocasiones un tijeretazo a la Administración local (Galicia tiene 315 ayuntamientos, de los que 109 cuentan con menos de 3.000 habitantes), y la supresión de las diputaciones, atacó ayer la descentralización del poder y la gestión de servicios en España. "Conviven más de 8.000 ayuntamientos, 41 diputaciones, siete cabildos, cuatro consejos insulares, 17 autonomías, dos ciudades autónomas y un Gobierno central. Eso se traduce en más de 66.000 concejales, 1.000 diputados provinciales, 1.206 diputados autonómicos, 350 diputados en Cortes, 264 senadores y una pléyade de asesores no siempre justificada". La entidad reconoce en el propio documento que España está entre los países europeos con menor número de empleados públicos, el 14% de la población ocupada frente al 34% en Noruega, Suecia o Dinamarca. "Pero más del 40% de los funcionarios en esos países se dedican a servicios sociales y salud. En España son el 21%".

La entidad privada, en la que participan grandes empresas gallegas, considera un exceso la existencia de tres universidades en Galicia, tres aeropuertos, dos puertos exteriores "a escasas millas". Incluso critican que haya dos orquestas sinfónicas. "Cuesta creer que los padres de la Constitución imaginaran que la evolución del Estado de las autonomías pudiera deparar un conjunto de mini-Estados que, en un proceso de transferencias nunca cerrado, solapan competencias con otras administraciones", reza el texto. Las disfunciones están, según el texto, amparadas por un marco constitucional que permite que los partidos nacionalistas "mantengan exigencias sin fin a cambio de dar apoyo a quien lo necesita en el Gobierno central". Para "dar solución" al "exceso de gasto de una maquinaria excesivamente pesada y poco eficiente", apuestan por "intervenir en el sistema electoral", o bien "cerrar el modelo autonómico" a nuevos traspasos de competencias. También urgen poner coto al endeudamiento autonómico bajo la excusa de que el modelo "está en el punto de mira de los mercados internacionales".

El presidente del Círculo, Marcelino Otero, se refirió también a la situación de la caja de ahorros gallega asegurando que ve "razonables" las nuevas exigencias de capitalización del Gobierno. En su opinión, la mejor solución para Novacaixagalicia estará en una privatización sin pérdida del control de la mayoría del capital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 2011