Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'brent' rompe la barrera de los 100 dólares por barril por la crisis en Egipto

Egipto solo produce el 0,9% del crudo mundial y el 5% del gas natural licuado -datos de UBS referidos al año 2009- pero en estos momentos exporta miedo en abundancia. El barril de petróleo tipo brent, el de referencia en Europa, superó ayer la barrera de los 100 dólares por barril en el mercado de futuros de Londres (International Exchange Futures) y tocó los 100,25 dólares. Precios así no se alcanzaban desde octubre del año 2008, y son una muestra de que ha cuajado el miedo a que la inestabilidad se extienda por Oriente Medio y acabe por afectar al negocio petrolero.

De nada han servido los llamamientos a la calma. Ni siquiera los de alguien tan cualificado para hablar del futuro del negocio petrolero como el secretario general de la organización de países exportadores, la OPEP, Abdula al-Badri. Este ha explicado que, en el caso de que fuera necesario, los países de la organización podrían hacer un esfuerzo en la producción para asegurar la cobertura de la demanda. Pero los nervios, como la oportunidad de hacer negocio rápido, están ahí y convierten en huéspedes los dedos que cierran las transacciones en el peculiar mercado de futuros del petróleo.

Además de la crisis egipcia, en la escalada de precios pesan otros factores. Por ejemplo, la convicción de muchos inversores de que, inevitablemente, en elgún momento futuro habrá escasez de suministro de petróleo. La razón: el insaciable apetito de economías emergentes como China e India y el crecimiento de la demanda general por la recuperación de las grandes economías mundiales. Si se le suma el invierno en el hemisferio norte, están dadas las circunstancias para la escalada de precios.

En este marco, la apreciación, ayer, del euro frente al dólar (la moneda europea se cambió a 1,3737 dólares) es solo un pequeño consuelo para la factura petrolera. En el caso de España, la escalada de precios del crudo, con sus efectos en el apartado energético general, está detrás del fuerte repunte de la inflación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 2011