Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multa de 255.000 euros a Cobre Las Cruces por dañar el acuífero

La mina incumplió su compromiso de reponer recursos subterráneos extraídos

La empresa Cobre Las Cruces, que explota en la provincia de Sevilla la mayor mina a cielo abierto de Europa, ha sido sancionada de nuevo por los problemas en la gestión hídrica. La Agencia Andaluza del Agua, dependiente de la Junta, le ha impuesto una multa de 255.039 euros. La corta de la que esta compañía extrae el mineral atraviesa el acuífero Gerena-Posadas. Y la autorización administrativa que le permite operar obliga a que estas aguas subterráneas no se vean alteradas ni en su calidad ni en su cantidad.

Sin embargo, según el expediente abierto por la Consejería de Medio Ambiente, la empresa incumplió la cláusula novena de esta autorización. En concreto, se detectó que había devuelto al acuífero menos agua de la que había extraído para llegar hasta el mineral. Este déficit es de 531.332 metros cúbicos, aunque en un primer momento los técnicos de la agencia lo habían cifrado en unos 800.000.

Cuando se concedió la actual autorización a Cobre Las Cruces -el 16 de julio de 2009- ya se sabía que el sistema de drenaje y reinyección era deficitario y que la compañía tendría que acudir a la compra de derechos de agua para no perjudicar el acuífero. La empresa remitió a la Agencia Andaluza del Agua la documentación sobre este asunto en el verano de 2009. Sin embargo, la Administración, basándose en los informes elaborados por el Instituto Geológico y Minero, concluye que "no ha dado cumplimiento a la condición específica 9 de la autorización en lo relativo a la inexistencia de detracciones netas del acuífero".

En la resolución del expediente, fechada el 13 de enero de este año y firmada por el Servicio de Régimen de Usuarios de la agencia, se valoran los daños al dominio público hidráulico en 127.519 euros. Además, se suma otra cantidad idéntica en concepto de sanción por el incumplimiento de la autorización, que se considera en el expediente una "infracción grave".

Desde que comenzó a operar, esta explotación acumula ocho expedientes administrativos, la mayoría por deficiencias en el sistema ideado para llegar hasta el mineral, que tuvo que ser revisado en 2009 y ahora se encuentra otra vez en fase de revisión. La mayoría de los expedientes -entre los que figura otra sanción de 600.000 euros por la perforación sin permiso de una veintena de pozos- están en este momento paralizados, ya que continúa abierto un proceso judicial.

Ecologistas en Acción, que denunció ante la fiscalía los problemas en la mina, ha pedido ya que este ultimó expediente se sume a la causa judicial abierta, que todavía esta en la fase de instrucción. La fiscalía considera a los directivos de la empresa Cobre Las Cruces, filial de la multinacional Inmet Mining, responsables de un delito continuado de daños y de otro contra el medio ambiente. Si la titular del Juzgado de Instrucción 19 de Sevilla incorpora el último expediente lo previsible es que la sanción quede también paralizada.

Afección "infravalorada"

Ecologistas en Acción, que lleva años denunciando los problemas de la explotación de Cobre Las Cruces, no está satisfecha con la última sanción impuesta por la Agencia Andaluza del Agua. Esta organización considera que la Administración ha "infravalorado" la multa, que debería haber sido, como mínimo, de 555.500 euros, frente a los 255.039,4 impuestos por la agencia.

Por un lado, según Ecologistas en Acción, la infracción cometida por la compañía debería tipificarse como "muy grave", ya que la Administración ya mantuvo suspendida la autorización durante un año por el mal funcionamiento del sistema de drenaje y reinyección. Esta organización recuerda que la nueva autorización fue aprobada en julio de 2009 y la empresa la volvió a incumplir "desde el primer mes de su eficacia", es decir, desde agosto, cuando la compañía presentó una documentación en la que no se garantizaba que el acuífero no sufría pérdidas de agua.

Por otro, Ecologistas en Acción sostiene que la indemnización por los daños al dominio público debería ser mayor. El acuífero se encontraría en "riesgo de no cumplir los objetivos medioambientales", una situación prevista en la legislación y que supone multiplicar por dos esta indemnización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 2011

Más información