Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE cuenta con aprobar la ley con una aplastante mayoría

El Gobierno está en condiciones de sacar adelante una de las medidas más impopulares de la democracia con el 99% de los votos del Congreso, algo inusual en lo que va de legislatura y menos tratándose de medidas de recorte.

La previsión del Grupo Socialista es que la reforma de las pensiones sea rechazada solo por los cuatro diputados de BNG, IU e ICV, que apenas llegan al 1% de la Cámara, y son los únicos que han rechazado expresamente el contenido del pacto social. Se daría así la paradoja de que el presidente Zapatero afrontara la situación de mayor debilidad política y peor expectativa electoral con la mayor base parlamentaria de sus dos legislaturas.

En el Gobierno y en el PSOE había terror a afrontar en solitario también el recorte de las pensiones, y por eso era vital el acuerdo con los sindicatos. El pacto estuvo precedido de un acuerdo en el pleno del Congreso del martes, al que el Grupo Socialista concede la máxima importancia: el de las conclusiones del Pacto de Toledo. Si ese acuerdo tiene continuidad en la votación de la reforma en ambas Cámaras, el Gobierno habrá logrado minimizar los daños y, al menos, repartir el coste político de tan impopular medida.

Estaba asegurado el voto del PNV y de CC y, además, se sumó CiU al acuerdo tras unas semanas de intensos contactos. El Gobierno da por hecho, además, que el PP, esta vez, al haberse sumado la patronal, no podrá volver a recurrir a la abstención para no mojarse y evitar el desgaste.

Los socialistas aseguran que Mariano Rajoy pretenderá mostrar un perfil de hombre de Estado y dispuesto a firmar acuerdos frente a la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de enero de 2011