Fiscalía pide ocho años a un forestal por provocar un incendio

Juan Vicente C. O. trabajaba en Protección Civil en el Ayuntamiento de Vilamarxant. Le despidieron y se vengó provocando un incendio que afectó a casi 200 hectáreas, obligó a evacuar a 400 personas y provocó daños por valor de más de 750.000 euros. El fiscal pide para él ocho años de cárcel, el pago de todos los servicios que generó, de la repoblación que obligó a hacer y de los desperfectos en las viviendas y terrenos de los afectados.

Los hechos ocurrieron el 20 de julio de 2006. Aquel día le despidieron, después de trabajar 11 meses en el servicio de Protección Civil del municipio. Su respuesta fue provocar un incendio. Según el escrito de acusación del ministerio público, "con la evidente probabilidad de que el fuego afectara a zonas habitadas, procedió a prender fuego mediante la aplicación directa de llama al combustible vegetal, a los árboles existentes en la partida La Pea".

El acusado prendió fuego en dos puntos que distaban casi 800 metros. Aquel día, el viento soplaba a 14 kilómetros por hora, y había un 56% de humedad relativa y 34 grados de temperatura. La propagación fue rápida y afectó a 194 hectáreas de monte arbolado. De ellas, 135 pertenecían a Vilamarxant y el resto al municipio de Pedralba.

Desalojo

El incendio afectó a terrenos catalogados como suelo no urbanizable de protección especial. Era un monte de utilidad pública. Según el fiscal, la primera consecuencia fue "una incidencia severa con importante regresión en el ecosistema afectado, un incremento brusco de la erosión de los terrenos afectados, y un grave perjuicio sobre el equilibrio de los sistemas naturales".

Pero hubo más consecuencias. Aquel incendio supuso "un riesgo cierto para las personas" porque avanzó y afectó a las viviendas ubicadas en la urbanización La Pea. El riesgo fue tal que obligó a evacuar a 400 vecinos de 175 chalés. El resultado del incendio, además, se puede cuantificar. El presupuesto de daños de Generalitat es de 395.000 euros. El del Ayuntamiento, de 155.267. Además, los daños en las fincas fueron muchos: olivos, algarrobos, limoneros, palmeras, cipreses, vallas de alambre, motores de luz, caminos de leña, instalaciones de riego, gomas de regar, gallinas, pollos, persianas, mosquiteras, periquitos, columpios, farolas, piscinas, una ranchera, la reconstrucción de varias estancias... más de 150.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de enero de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50