Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:RAFAEL GORDILLO | Presidente del Betis | COPA DEL REY | Cuartos de final

"Tengo fecha de caducidad"

Rafael Gordillo Vázquez (Almendralejo, Badajoz; 53 años) es presidente del Betis por mandato judicial. Todo un mito para la afición verdiblanca que ha asumido el poder con el equipo disparado en lo deportivo, aunque en lo económico el club está a punto de entrar en Ley Concursal. En cuartos de Copa llega el Barcelona.

Pregunta. El Barça, casi nada.

Respuesta. Nos lo hemos ganado en el campo. El equipo fue un vendaval en Getafe y ahora lo que toca es disfrutar. Es una eliminatoria para que los jugadores y la afición disfruten. Me alegro por el bético, que lleva demasiado tiempo sufriendo. Se merece enfrentarse a los mejores del mundo.

P. Pidieron jugar la ida en Sevilla, pero no fue posible. ¿Tanto miedo le tienen al Barcelona?

"No soy jurista ni economista, pero sé por dónde me viene la gente nada más verla"

"Todavía no sé cuánto debe el equipo, se intuye que entre 80 y 90 millones de euros"

R. No hombre, no es cuestión de miedo, es que estamos tiesos en lo económico. Nos hace falta una buena taquilla, y con una buena entrada ante el Barcelona podríamos pagar un mes de nóminas de todos los empleados. No es que estemos en una situación delicada, es que las arcas están vacías.

P. En 1994, con usted en el campo y también en Segunda, el Betis eliminó al Barça de Johan Cruyff, luego campeón de Liga.

R. Sí, lo recuerdo perfectamente. Yo jugué el partido de ida y empatamos a cero. En la vuelta nadie daba un duro por nosotros y pasamos. Fue una proeza, porque el equipo en la Liga sufría, aunque acabó subiendo.

P. ¿Ha pactado una prima con sus jugadores en el caso de dar la campanada?

R. ¿Prima? A ver si llegamos a final de temporada... Tenemos muchas nóminas que pagar y la situación no da para muchos gastos. Esta eliminatoria contra el Barcelona la tenemos que vivir como una fiesta y disputarla.

P. ¿Ser presidente del Betis en estos momentos es más un marrón que un orgullo?

R. Soy presidente porque así lo quiso un amigo mío que falleció, Juan Manuel Gómez Porrúa [otro de los administradores judiciales del equipo verdiblanco]. Él quería que abanderara el proyecto del Betis en estos momentos difíciles. Yo era un administrador judicial puesto por la juez Mercedes Ayala y nunca pensaba ser presidente, ni me lo imaginaba. Cuando acepto una cosa, la hago, aunque mucha gente piense que yo estoy aquí por apego a la poltrona.

P. Hay quien afirma que usted no tiene la preparación suficiente para ser presidente.

R. La gente que lo dice tiene razón. No tengo estudios, no soy jurista ni economista, tengo solo los estudios primarios y luego me dediqué al fútbol. Eso sí, tengo mucho estudio de calle, eso se me da bien. Sé por dónde me viene una persona nada más verla. Voy a trabajar con muchísimo orgullo porque represento a todos los béticos. Voy a muerte con ellos.

P. Nada más asumir el cargo, afirmó que se encontró el despacho presidencial completamente revuelto, con los cajones removidos y como si un huracán hubiera devastado esas dependencias.

R. El despacho del presidente del Betis siempre había sido un lugar inmaculado. Me encontré con el despacho patas arriba, es verdad, y así lo dije. No sé lo que pudo ocurrir. Un día desapareció un proyector en la secretaría técnica. Estamos en una situación muy complicada, no sabemos por dónde tirar. Cuando entramos, la primera tarde, también desapareció un ordenador.

P. Hay una reclamación en la AFE por impago a los jugadores por valor de 9,4 millones.

R. Pues sí. Nos hemos reunido con el sindicato de futbolistas para darle viabilidad al asunto, ver qué podemos hacer con todas estas denuncias. Es una de las sorpresas que nos hemos encontrado. Los jugadores están en su derecho y nosotros intentaremos arreglarlo de la mejor manera... Es una deuda anterior. Los jugadores, cuando entremos en Ley Concursal, serán los primeros en cobrar. Se les ha dicho que lo de este año está asegurado, pero ahora veremos el dinero que tenemos en el banco. Estamos llevando a cabo una investigación de toda la situación económica del club y la haremos pública.

P. ¿Hay dinero en el banco?

R. Los que se fueron dejaron algo de dinero en el banco, pero el mismo día que llegamos tuvimos que pagar unas primas a los jugadores que desconocíamos. Por eso, ahora tenemos menos dinero en el banco del que dijeron. Curiosamente, esas primas fueron engordadas por el anterior consejo durante su fiesta de despedida, en la finca de Mario Conde.

P. Según los gestores anteriores, la deuda ronda los 65 millones.

R. Todavía no sé cuánto realmente debe el Betis. Estamos investigando, no paramos de ver papeles... Todo debe quedar muy claro. Expondré con claridad a los béticos todo lo que me encuentre.

P. No habrá llamado a Lopera para que le dé consejos.

R. No. Lo que sí tengo que hacer, por mandato judicial, es velar por las acciones de Farusa [empresa de Manuel Ruiz de Lopera]. El auto nos dicta claramente los pasos.

P. Lopera pasó de ser muy querido a ser muy odiado.

R. Eso pasa cuando lo deportivo va mal. Eso es el fútbol. Le pasó a él y les pasa a los jugadores, a los entrenadores, a los consejeros... En el fútbol todo puede cambiar de la noche a la mañana. Desde que el Betis se metió en Liga de Campeones, en 2005, el equipo dejó de funcionar. Se salvaba del descenso por los pelos. Eso es malo para el que está mandando.

P. ¿Le puede pasar a usted?

R. Por eso me quiero quitar del poder lo antes posible. Voy a trabajar para dejar el Betis en manos de béticos honrados y profesionales. No quiero el poder. Hay quien me dice que debo estar al menos tres o cuatro años al frente del Betis y les digo que no; no quiero que un día el bético se me vuelva, como le ha ocurrido a Lopera. Mi mandato lo dicta la Audiencia. Soy un presidente con fecha de caducidad.

P. Lopera vendía que el Betis estaba saneado.

R. Yo hablo de lo que me he encontrado. No le echo la culpa a nadie. Nosotros nos hemos encontrado con una propuesta para entrar en Ley Concursal donde se afirma que el Betis debe 58 millones. Se intuye que la deuda puede rozar los 80 o 90 millones.

P. ¿La supervivencia pasa ineludiblemente por el ascenso?

R. El respirar del Betis pasa por el ascenso. Lo sabemos todos.

P. Igual Mario Conde les echa un cable.

R. Mario Conde no entra en nuestro proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2011