Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 85% de los trasplantados renales sigue vivo a los 10 años de la operación

Los especialistas afirman que Andalucía supera la tasa de supervivencia de EE UU

La supervivencia de los pacientes andaluces que se someten a transplantes de riñón, el más frecuente de cuantos se practican, iguala e incluso supera la de los transplantados renales de Estados Unidos, uno de los países más avanzados en materia de implantes, sobre todo de donantes vivos. Así lo aseguraron ayer en rueda de prensa el coordinador autonómico de transplantes, Manuel Alonso, y el miembro de la Unidad de Transplante Renal del Hospital Virgen del Rocío, Miguel Ángel Gentil.

En la actualidad, el 85% de los pacientes a los que se implata un riñón, tanto de donante vivo como fallecido, sigue con vida a los diez años de la intervención quirúrgica, y un 91% lo hace a los cinco años. Por lo que respecta a la supervivencia del injerto transplantado, esta es de un 79% pasado un lustro de la operación y del 65% transcurrida una década.

El transplante de riñón, técnica iniciada en 1954, es quizá el más sencillo de la ciencia médica y el que mantiene índices más bajos de rechazo, tanto por las características del tejido como por los avances en los fármacos para prevenir la reacción adversa. Según Alonso, el 11% de los órganos transplantados son rechazados por el sistema inmunológico del paciente. En función de la lista de espera estos enfermos reciben posteriormente otro órgano compatible o reciben diálisis a la espera de un nuevo transplante.

La enfermedad renal crónica es una de las patologías más frecuentes y el transplante de riñón uno de los más demandados. Los cinco centros de referencia de la región tenían el 31 de diciembre de 2010 una lista de espera de 639 pacientes que deben esperar una media de 24,5 meses para ser intervenidos. A principios de año había 456 transplantados por cada millón de habitantes en Andalucía, según una respuesta parlamentaria de la consejera de Salud, María Jesús Montero. Según los médicos entre un 7% y un 10% de los pacientes en lista de espera fallecen.

La técnica más segura de transplante es la realizada a partir de un donante vivo. De los 330 implantes realizados en 2010 en Andalucía, 34 procedían de un donante vivo. Esta cifra se ha visto incrementada por el menor número de donantes por muerte encefálica debido al descenso de fallecimientos en accidente de tráfico.

Desde el año 2006 se han practicado 101 transplantes de donante vivo, que han alcanzado una supervivencia del 100% en este periodo. Esta fórmula, explicaron los doctores, tiene un riesgo "mínimo" para el donante, ya que la intervención se realiza por cirugía laparoscópica -muy poco invasiva- y la estancia hospitalaria no suele superar los cuatro días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de enero de 2011