Reportaje:Dinero & inversiones

El último de la fila

El Ibex 35 pierde un 17,4% en 2010, la mayor caída entre los principales índices

Mal ejercicio para la renta variable española. El Ibex 35 cerró 2010 con una caída anual del 17,4%. Se trata del peor comportamiento entre los principales índices bursátiles del mundo en el periodo. Los inversores han penalizado a las compañías por el débil crecimiento de la economía española y las dudas sobre la solvencia de las cuentas públicas sin importarles el perfil multinacional de muchas de ellas. La crisis de los países de la periferia europea y el consiguiente aumento del diferencial de sus bonos con la deuda alemana (prima de riesgo) han condicionado la evolución del selectivo.

La primera parte del año estuvo marcada por la crisis y posterior rescate de Grecia. Tras comprobar con el caso heleno hasta dónde puede llegar la presión del mercado, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero anunció en mayo un severo paquete de medidas para reducir el déficit que, sin embargo, no impidieron que el Ibex se precipitará hasta sus mínimos anuales el 8 de junio (8.669 enteros). Los buenos resultados de los bancos españoles en las pruebas de resistencia y algunos datos positivos para la economía mundial (adiós al double dip) permitieron a la Bolsa española rebotar, retornando hasta niveles próximos a los 11.000 puntos a finales de octubre. Los problemas de Irlanda y el consiguiente rescate volvieron a meter presión al Ibex, que, tras perder los 9.500 puntos a finales de noviembre, ha cerrado el año en 9.859 enteros.

La Bolsa española fue la más volátil de todos los índices europeos en 2010

Como consecuencia de estos movimientos, el año se ha caracterizado por episodios de volatilidad implícita cercanos al 60% que no se conocían desde el año 2008 y niveles medios muy por encima de la media histórica. El Ibex 35 se movió en una amplísima banda de 3.314 puntos. De este modo, el indicador fluctuó un 37% entre máximos y mínimos, convirtiéndose en el índice europeo más volátil.

Los valores de mediana capitalización lo han hecho mejor que los blue chips del mercado, mientras que estos ha sido más rentables que las compañías de pequeño tamaño. Así, el Ibex Medium Caps solo perdió un 5,5% en el año, mientras que el retroceso del Ibex Small Caps en 2010 fue del 18,3%.

El castigo fue generalizado para la mayoría de las empresas españolas cotizadas. Tan solo 31 valores de los 118 que componen el Índice General de la Bolsa de Madrid cerraron el ejercicio con ganancias. Las cinco mayores subidas del mercado correspondieron a Iberia (68,2%), Viscofán (62,3%), Miquel y Costas (50,1%), Cie Automotive (42,7%) e Iberpapel (42,5%). Entre los principales retrocesos destacaron los casos de Fergo (-83.8%), Quabit (-72.8%), GAM (-66.2%), Coloniaal (-64.5%) y Metrovacesa (-63,1%).

En términos absolutos, las acciones que más puntos aportaron al índice Ibex 35 fueron las de Inditex, Repsol, Iberia, Criteria y Técnicas Reunidas. En cambio, los títulos que más enteros restaron al selectivo fueron los de Banco Santander, BBVA, Telefónica, Iberdrola y Acciona.

La caída de las cotizaciones sumada a la mejora de los beneficios empresariales (hasta septiembre crecían a doble dígito) tienen como resultado una valoración y una rentabilidad por dividendo atractiva para la Bolsa española. El PER (número de veces que el beneficio está contenido en la cotización) de la Bolsa es de 10,5 veces, por debajo de la media histórica (15 veces). Por su parte, la rentabilidad por dividendo se sitúa en el 5,5% (la media histórica es del 3,5%), un 50% más que la prevista para los principales mercados europeos.

El mercado primario dio muestras de una leve reactivación. En 2010, dos empresas aterrizaron en el parqué. En abril pasado volvió a cotizar Amadeus, que con una oferta pública de venta y de suscripción captó 1.444 millones de euros. Por su parte, el 4 de noviembre comenzaron a negociarse las acciones de Enel Green Power. La colocación se hizo en las Bolsas de Milán y Madrid, y en esta última la operación captó 71 millones de euros.

Por su parte, en los capítulos de ampliaciones de capital, hasta noviembre pasado las empresas lograron emitir títulos por un equivalente monetario de 12.497 millones, un 27% más que en el mismo periodo del año anterior. Entre las diferentes operaciones destaca la realizada por BBVA. Esta entidad ha protagonizado la segunda mayor ampliación de capital de la Bolsa española desde 1993 (por 5.000 millones).

La situación de los mercados financieros ha dificultado los movimientos corporativos, pero aun así ha habido algunas operaciones significativas. Entre ellas destaca la compra por parte de Telefónica a Portugal Telecom del capital que no poseía del operador celular brasileño

Vivo. Por su parte, BBVA ha tomado una participación significativa en

Garanti, el segundo mayor banco privado de Turquía, y Banco Santander ha adquirido el 70% de la entidad polaca Bank Zachodni. -

Patio de operaciones de la Bolsa de Madrid.
Patio de operaciones de la Bolsa de Madrid.AP

Despegue del MAB

El año 2010 ha sido el del despegue (¿definitivo?) del Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Esta plataforma de negociación para pymes ha visto debutar en el parqué a 10 empresas en 12 meses. "En un contexto de restricción crediticia, atasco en los mecanismos de financiación y estancamiento del capital en refugios seguros, el MAB ha dado la posibilidad a unas cuantas buenas empresas de continuar con sus planes de crecimiento", aseguran desde Bolsas y Mercados Españoles.

Todas las empresas que han acudido al MAB se han financiado a través de ampliaciones de capital. Es decir, los inversores están dispuestos a financiar proyectos, pero no a colaborar para que los accionistas de esas empresas puedan utilizar esta plataforma para hacer líquidas sus participaciones. Los recursos obtenidos por estas compañías han oscilado entre los 2,5 millones de euros de Neuron Biopharma y los 10 millones de Bodaclick. Pero fue Imaginarium en 2009 la que, con 12 millones de euros, ha captado hasta la fecha el mayor volumen en este mercado. En 2010, las 10 compañías incorporadas han obtenido en el mercado unos recursos superiores a los 50 millones de euros.

De forma paralela al aumento de empresas cotizadas en el MAB, el número de asesores registrados sigue creciendo. El número de estos expertos, que ejercen de lazarillo para las pymes en su estreno en el parqué, ya asciende a 28. Entre los aspectos a mejorar de este mercado se encuentran la liquidez de los valores, los costes que implica cotizar en el MAB (aunque distintas Administraciones han puesto en marcha ayudas) y un mayor seguimiento por parte de los analistas de estas compañías. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de enero de 2011.

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50