El impacto de la crisis en las familias

La economía tendrá un leve crecimiento al cierre de 2010

Una "suave recuperación" del gasto y el buen comportamiento del sector exterior permitirán que la economía española vuelva a crecer en el tramo final de 2010. La primera estimación del Banco de España sobre lo que ha ocurrido en el cuarto trimestre, aún con indicadores estadísticos "todavía escasos", apunta a un leve incremento de la tasa trimestral del PIB, que entre julio y septiembre se quedó estancada.

En el boletín económico de diciembre, publicado ayer, el Banco de España no se aventura a concretar su previsión. Pero el tímido crecimiento intertrimestral que apunta es compatible con el pronóstico oficial: el Gobierno cuenta con que el mínimo repunte del cuarto trimestre permita dejar el retroceso del PIB en 2010 en un 0,3% respecto al año anterior, cuando la tasa interanual cayó un 3,7%.

Más información
La actividad industrial en España se dispara en noviembre

La recaída es cada vez más improbable, según los primeros indicios estadísticos recopilados por el Banco de España. Pero esos mismos indicadores confirman que el crecimiento es, todavía, muy débil. El organismo supervisor constata que "el consumo privado muestra una evolución algo menos desfavorable". Y que el aumento de los pedidos industriales es un síntoma de mejora en la inversión.

Más exportaciones

En los extremos se sitúan la construcción y el sector exterior. El deterioro de los indicadores de la actividad inmobiliaria (encuestas de confianza empresarial, consumo de cemento, visados de obra), tras dos años de crisis brutal, apenas se ha atenuado. En el comercio exterior, las exportaciones crecen otra vez (11% en tasa interanual) a mayor ritmo que las importaciones (2,8%). Y el turismo muestra "un tono favorable" en el cuarto trimestre.

El boletín del Banco de España incorpora los resultados de la encuesta financiera a las familias, que el organismo supervisor realiza cada tres años. La encuesta, realizada a partir de los datos suministrados por 6.197 hogares, ofrece información hasta el primer trimestre de 2009, en plena Gran Recesión. Y permite concluir ya que la crisis económica aumentó la desigualdad.

Según la encuesta, la riqueza mediana (la que se sitúa en la mitad de la muestra) de las familias retrocedió un 6% respecto a 2005, sobre todo por la pérdida de valor de las viviendas en propiedad. Pero en el caso de los hogares con mayor nivel de riqueza, se registró un aumento del 6,5% en el mismo periodo.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS