Reportaje:

Un castillo levantado en un islote

Costas culmina la restauración de Sancti Petri y abre el debate sobre su uso

El castillo de Sancti Petri está preparado ya para abrir sus puertas aunque todavía no ha aparecido el dueño de sus llaves. De momento, son propiedad del Ministerio de Medio Ambiente, que durante dos años ha trabajado en esta fortaleza ubicada en un islote entre Chiclana y San Fernando (Cádiz) para rehabilitarla. Hace meses que estas obras deberían haber terminado. Han sufrido los envites de la crisis y del mal tiempo pero han logrado vencer las dificultades y se han dado por culminadas esta semana. Los dos Ayuntamientos se sentarán ahora con la Dirección General de Costas y otras administraciones para fijar, en primer lugar, el plan de usos y después decidir qué entidad se va a hacer cargo de su gestión.

San Fernando y Chiclana propondrán celebrar conciertos y fiestas en el lugar

El castillo de Sancti Petri fue levantado en ese islote en el siglo XVIII con fines defensivos. Sufrió multitud de ataques pero el que más ha repercutido en sus estructuras fue el abandono. Defensa renunció a él y Medio Ambiente se hizo cargo a principios de 2009 de su restauración. Ha sido un ambicioso proyecto que ha recuperado los muros, ha encalado las murallas, ha conservado la vegetación autóctona, ha protegido los restos arqueológicos y ha limpiado todo el entorno. Cuatro millones y medio de euros para dar lustre a 4.000 metros cuadrados.

En los últimos años había sido sede de campistas nocturnos, parada temporal de cargas de droga y destino de piragüistas. Un uso muy diferente al que desean las administraciones para este enclave. Ahora tienen que ponerse de acuerdo.

"Estamos a la espera de que se nos convoque a todos, para decidir qué usos se van a tener con la garantía de que son seguros y compatibles con el valor del islote y del castillo", ha explicado el alcalde de Chiclana, el socialista, José María Román. El de San Fernando, Manuel María de Bernardo, se ha mostrado interesado en que primero se apruebe el plan de usos y después se fije quién se va a encargar de gestionarlo. De esta forma, se evitará que la entidad que se haga cargo de la fortaleza pueda darle un uso inadecuado o insuficiente.

Cualquier actividad en el islote no será fácil. El aforo será muy limitado y exigirá cuidadosos planes de seguridad, evacuación y emergencia. Al castillo solo se puede acceder en embarcaciones de pequeño calado, con lo que la meteorología será fundamental para planificar cualquier evento en la fortaleza. Ambos Ayuntamientos coinciden en pedir un uso público pero limitado. Los responsables de Costas han remarcado que también debe ser gratuito, al ser un lugar de patrimonio público.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El castillo es un atractivo en sí mismo pero en el plan de usos los Ayuntamientos propondrán la celebración de fiestas, conciertos y actividades especiales. En otro momento, San Fernando y Chiclana combatieron en el juzgado por la titularidad del castillo, que aparece en los planes generales de ambos municipios. Ahora, con escasos recursos económicos, la batalla se ha terminado. Ninguno parece estar dispuesto a pelearse por la gestión de la fortaleza y cada Consistorio ha propuesto un modelo de explotación diferente, aunque están abiertos al consenso. El de San Fernando proponía la creación de una fundación, pero el de Chiclana sugería que fuera un ente supramunicipal, el Parque Natural de la Bahía de Cádiz o la Consejería de Cultura, el que se hiciese cargo.

El castillo de Sancti Petri, durante su restauración.
El castillo de Sancti Petri, durante su restauración.EDUARDO RUIZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS