Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blanco asegura que las tasas de navegación bajarán un 15% por la liberalización

El ministro de Fomento, José Blanco, anunció ayer que la "liberalización" del servicio de control de torres en los aeropuertos tendrá una repercusión directa en la rebaja de las tasas de navegación de un 15% y criticó que España tenía las tasas más altas de la Unión Europea, lo que hace "inviable" el modelo.

El Gobierno calcula que completará en un plazo de seis o siete meses la apertura a empresas privadas del control aéreo en las primeras tres torres. El Ejecutivo aprobó ayer la orden ministerial que designa los primeros 13 aeropuertos afectados, que se dividirán en tres lotes que salen a concurso.

Uno es el formado por las torres de Alicante, Valencia, Ibiza y Sabadell. El segundo lo componen Sevilla, Jerez, A Coruña, Melilla y Cuatro Vientos (Madrid), y en el tercero figuran Lanzarote, Fuerteventura y La Palma.

Fuentes del Ministerio de Fomento insistieron en que este proceso es una "liberalización" o "externalización" y no una privatización, ya que "pueden presentarse a concurso empresas públicas de otros países y la responsabilidad y el control del servicio dependerá de AENA".

La medida afectará a 190 controladores aéreos que pueden escoger entre incorporarse a la nueva empresa privada pero bajo nuevas condiciones laborales; pedir la reincorporación a otros centros de trabajo que aún gestione el ente estatal AENA o solicitar a la rescisión de su contrato.

Las mismas fuentes señalaron la dificultad de calcular el ahorro que supone la medida, aunque apuntan que el sueldo medio de cada controlador en 2010 quedará en unos 200.000 euros.

Según Fomento, hay ya seis empresas interesadas en presentarse al concurso: Ferroser (Ferrovial), Clece (ACS), Tower ATS (Indra), Navsa (FCC), Saerco y Gesnaer, estas últimas no ligadas a ningún grupo conocido.

A partir de 2012 se liberalizará el resto de torres de control, excepto los aeropuertos que tengan servicio AFIS (informadores que no son controladores) o control militar por tratarse de bases aéreas abiertas al tráfico civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de diciembre de 2010