Reportaje:

El jeque tira del talonario

El Málaga, en puestos de descenso, se gasta más que nadie en el mercado de invierno

Cuando el Málaga encajó una de sus últimas goleadas en la Liga, Abdullah bin Nasser al Thani, el sonriente jeque catarí propietario del club andaluz desde el pasado verano, torció el gesto. Así, enfadado por el rendimiento de un conjunto, el suyo, en puestos de descenso, tiró del talonario para incorporar de una tacada en el mercado de invierno a Maresca, ex del Sevilla; Demichelis, del Bayern; Camacho y Asenjo, del Atlético, y, a falta de la rúbrica, Baptista, ex del Madrid y el Sevilla.

"No hay límites para alcanzar lo más alto y todo lo que podamos crecer lo haremos". Abdullah Ghubn, vicepresidente del Málaga, expresa con claridad los deseos a largo plazo de un club que mira con urgencia al presente. Antepenúltimo en la Liga tras 16 partidos, con tan solo 13 puntos, es el que más encuentros ha perdido, 11, y el que más goles ha recibido, 35. Únicamente el Borussia Moenchengladbach, alemán, con 47, y el Avignon, francés, con 36, han recibido más tantos que el cuadro blanquiazul en las principales ligas europeas hasta la fecha.

Ante tal fragilidad defensiva, el cuadro del técnico chileno Manuel Pellegrini, que desde su llegada en noviembre, sustituyendo al portugués Jesualdo Ferreira, ha cosechado dos triunfos y cuatro derrotas en la Liga, ha incorporado a Asenjo para tratar de paliar la sangría entre los palos. El guardameta palentino, fichaje estrella del Atlético el curso anterior tras el pago de cinco millones, llega cedido ahora al Málaga tras recuperarse de una rotura de ligamentos en la rodilla derecha que le mantuvo seis meses alejado del terreno de juego. Le acompaña desde la ribera del Manzanares el mediocentro Camacho, por el que el Málaga ha desembolsado 1,5 millones por su participación en lo que resta de temporada y las cuatro próximas.

Otro préstamo, este con opción de compra por tres millones -al contrario que el de Asenjo-, es el defensa internacional argentino Demichelis, procedente del Bayern Múnich y que ya coincidió con Pellegrini en el River Plate.

Estas incorporaciones se unen a la del centrocampista italiano Maresca, esta campaña sin equipo hasta que Antonio Fernández, nuevo director deportivo del club, le rescató del ostracismo a principios del mes.

Pero la guinda al pastel diseñado por Al Thani en el mercado invernal tiene nombre y apellidos: Julio Baptista. La Bestia, un goleador en horas bajas en el Roma, tiene un acuerdo verbal por dos años y medio tras el pago de dos millones al club italiano. Su sueldo ascendería a unos 2,5 millones anuales.

"Pasamos de un presupuesto de 25,7 millones el curso pasado a uno de más de 70, que está abierto y se superará", afirmaron ayer desde el Málaga, en el que no se descarta la llegada de más jugadores. Tras gastarse 16,7 millones en el verano para incorporar a nueve futbolistas, la tercera inversión de la Liga, el jeque vuelve a la carga en invierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 30 de diciembre de 2010.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50