La deuda del SAS con los proveedores creció un 20% en 2009

Las empresas públicas arrojaron pérdidas, según la Cámara de Cuentas

La deuda del Servicio Andaluz de Salud (SAS) con los proveedores ascendió a final de 2009 a unos 1.800 millones de euros frente a los 1.500 millones del año anterior, lo que supone un 20% más, según el informe provisional de la fiscalización elaborado por la Cámara de Cuentas. El informe fue presentado ayer por el consejero mayor, Rafael Navas, al presidente de la Junta, José Antonio Griñán.

Uno de los datos avanzados por Navas más llamativos es el de la deuda del SAS. A partir de ahora, las consejerías podrán presentar alegaciones al informe de la Cuenta General de la comunidad antes de su entrega formal al Parlamento en febrero. La Consejería de Salud informó ayer de que la deuda cuantificada a final de 2009 ascendía a 1.470 millones de los que 400 millones se abonaron a través de las entidades financieras que adelantaron los pagos y otros 285 se abonaron a primeros de 2010. Según sus cuentas, la deuda con los proveedores es de 785 millones.

Navas reconoce discrepancias sobre las fundaciones y consorcios

Según Navas, el remanente de tesorería de la Junta manifiesta una "tendencia a la baja", al pasar de unos 2.200 millones en 2008 hasta alcanzar unos 1.200 millones en 2009, lo que supone un descenso del 45%. "Sigue siendo un remanente positivo, pero manifiesta una tendencia de que al final del ejercicio en la caja había menos dinero, menos crédito realizable", enfatizó.

El informe provisional indica que el presupuesto de 2009 tenía unas previsiones de 33.543 millones de euros y que como consecuencia de las modificaciones presupuestarias que se realizaron tuvieron unos créditos definitivos de 36.668 millones, un 4,8% más que el año anterior. Esta variación se produjo, según fuentes de Hacienda, por la incorporación de fondos de la Unión Europea.

Navas consideró como "razonablemente bueno" la ejecución del presupuesto, aunque en los ingresos se nota un "cierto descenso", hasta el 90%, mientras que el del gasto se sitúa en el 95%, con una mayor ejecución en gastos corrientes que de capital, que tienen un plazo de realización superior.

El informe analiza las 171 empresas públicas existentes, 61 participadas mayoritariamente por la Junta y 110 minoritarias. Navas indica que, en transferencias de fondos a las empresas públicas, se alcanzaron los 3.900 millones. De no haber percibido estas subvenciones para la explotación, estas empresas habrían producido unas pérdidas de 1.600 millones.

Uno de los mayores gastos es el de personal, que rozó los 6.000 millones en 2009, año en el que la Junta hizo además unos 50.000 contratos por importe de 2.200 millones, de los que la Cámara ha fiscalizado una muestra y ha incluido en su informe una serie de recomendaciones, algunas relativas a las fundaciones y consorcios. Navas afirmó que sigue habiendo "una cierta discrepancia" entre la Junta y la Cámara "en el modo de computar las fundaciones y consorcios".

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS